• 25 de julio de 2024

¿Cómo reaccionarán los militantes del PSOE?

Pedro Sánchez en Torrelavega el 1 de junio de 2016 / ¿Cómo reaccionarán los militantes del PSOE?
Pedro Sánchez en Torrelavega el 1 de junio de 2016 / ¿Cómo reaccionarán los militantes del PSOE?

Tras la dimisión de Pedro Sánchez, con la fractura todavía caliente, se abre ahora un período de dura incertidumbre en el Partido Socialista Obrero Español (PSOE). Una de las preguntas más difíciles de responder en este momento es cuál será la reacción de los militantes tras la debacle del líder que llegó a Secretario General con los votos de la militancia.

Divorcio entre el aparato del partido y la militancia

A estas alturas parece claro que el divorcio entre el aparato socialista y sus militantes es casi total. Aquel discurso sobre los «barones» socialistas se ha hecho realidad de la mano de Susana Díaz, quien desde el primer momento nunca tuvo buena sintonía con Sánchez, aupado por los militantes.

En esta tesitura, con un PSOE rasgado en dos y con la posibilidad de facilitar el gobierno de Mariano Rajoy antes que abocar al país a unas nuevas elecciones, urge que los socialistas sean capaces de encontrar una solución a sus dilemas.

El PSOE ya estaba en claro declive mucho antes de que llegara Pedro Sánchez, incluso mucho antes de que apareciera Podemos.

Era una demolición lenta y controlada, porque la formación política centenaria se dejó querer por los poderes fácticos del sistema, en un débil y difícil equilibrio con sus propios axiomas ideológicos.

Recuperar la esencia del socialismo

Ahí radica una de las claves del constante declive del PSOE: cuando entra el Capital, los principios comienzan a desdibujarse, a difuminarse. Ojo: a Podemos le pasará lo mismo. Como al PP, como a cualquiera que «toca pelo» en el poder.

Quizá está en el ADN del ser humano y no se puede evitar: los partidos se componen de personas, todos somos seres imperfectos y, el que llega al poder, se deja querer por los poderes fácticos. Y, cuando se pierde la esencia, a veces llega la indecencia.

El PSOE debe recuperar su esencia, porque a pesar de las nuevas ofertas políticas, el socialismo sigue siendo una opción imprescindible, y el peso histórico del PSOE en la historia reciente de España merece que sus militantes y el aparato del partido recobren su confianza mutua. Así, el PSOE podría renacer de lo que, a día de hoy, parecen cenizas.

Síguenos en GOOGLE NEWS

.