Sanidad asesorará formativamente a las empresas alimentarias

Se busca incrementar la seguridad alimentaria de los artículos producidos en la región

 

 

 

La Consejería de Sanidad, a través de la Dirección General de Salud Pública, ha elaborado un ‘Manual para la formación de manipuladores de alimentos’, dirigido a asesorar y contribuir al buen funcionamiento de las empresas alimentarias de Cantabria, optimizando los niveles de seguridad de los artículos de alimentación que se producen o comercializan en nuestra Comunidad.

La primera edición de este manual, con un total de 500 ejemplares, unificará la diversidad de materiales de consulta existentes y disponibles a través de Internet, en los que no existe un filtro para orientar los contenidos, cotejar su fiabilidad y valorar la conveniencia de su utilización.

Desde la aprobación del Real Decreto 202/2000, que establece las normas relativas a los manipuladores, la formación de este personal recae en las propias empresas alimentarias o bien en entidades y centros de formación autorizados, cuando estas empresas no pueden asumir tal actividad.

En Cantabria existen actualmente 118 empresas y entidades autorizadas para la formación de manipuladores, incluyendo tanto empresas alimentarias como academias, asociaciones gremiales y sindicales, consultorías, y centros de formación profesional y educacional.

Contenido del Manual

El Manual se estructura en seis módulos e incluye diversos modelos de test para realizar una evaluación final de los alumnos.

Respecto a los contenidos, el libro hace una revisión de las principales enfermedades de transmisión alimentaria, sus agentes causales y mecanismos de transmisión, los factores que favorecen la supervivencia, multiplicación y muerte de los microorganismos patógenos, así como se citan las consecuencias negativas de estas enfermedades.

El segundo módulo, de gran interés práctico, se dirige a los sistemas de prevención de ciertas enfermedades; describe los principales peligros y medidas preventivas en la elaboración de comidas preparadas, y los sistemas de conservación de los alimentos que la industria alimentaria puede utilizar para prolongar su duración.

El módulo tercero transcribe los requisitos de higiene de los alimentos que con carácter general se regulan en la legislación europea. Esta información se complementa con una descripción de los procedimientos usuales de limpieza, desinfección y prevención de plagas en los establecimientos alimentarios.

La higiene de los manipuladores de alimentos, sus obligaciones y responsabilidad en la salubridad de los alimentos, resumen los contenidos del módulo cuarto. El módulo quinto se centra en aspectos conceptuales y en apartados relacionados con la conservación de los alimentos, el tratamiento térmico y el control de las temperaturas.

El último módulo se dirige a la distribución de los productos alimenticios. Describe los requisitos que han de reunir los almacenes, los medios de transporte y los establecimientos de venta de alimentos, así como la información de etiquetado que ha de acompañar a los productos alimenticios envasados en su venta y aquella que es obligatoria para determinadas clases de alimentos.