Se siguió el guión

El 1 – 4 que el Barcelona le endosó al Racing refleja la distancia entre ambos clubes:

Ya dijo Mandiá que el Racing no iba a tener el balón y el que avisa no es traidor, solamente peca de cobarde. Dificilmente puede el Racing soñar con «robarle la cartera» a todo un Barcelona saliendo del vestuario con la derrota dibujada en el rostro y en las piernas. Bien es cierto que se enfrenta al mejor equipo del mundo, pero los miles de racinguistas no se merecían el juego aterrorizado de profesionales del balón, aunque alguno de ellos estén dando sus primeros pasos en la categoría de oro del fútbol español, y bien que se nota.

Porque el Barcelona hizo lo que quiso y cuando lo quiso ante un planteamiento que de entrada les donaba la posesión del balón sin compensarlo con intensidad, y así el dominio absoluto del ritmo de juego fue totalmente de los azulgranas, mientras los santanderinos dejaban sus fuerzas en correr tras los Xabi y compañía sin nada de fútbol por parte de jugadores como Diop y Lacen. Así el 0 – 3 del descanso se antojaba incluso escaso ante un cuadro que no lanzó a puerta hasta el minuto 50 de partido, sin fútbol por el centro, con una defensa temblorosa y una delantera desasistida pese al incansable trabajo del de siempre, Pedro Munitis.

Salió más entonado el Racing y más tranquilo el Barcelona, hasta que Messi, siempre Messi, aconmplejó por enésima vez a Sepsi y de paso al resto de la «reculante» defensa para subir el cuarto y marcharse al banco ante la mayor ovación de la noche del Sardinero.

Hasta Serrano, que debió explicarse tan poco esa reacción como yo, sintió celos de tanto astro y tanto peloteo (en todos los sentidos del término) y con tanta rabia como calidad lograba poner el balón en la escuadra de Valdés y subir «el del honor» al marcador en el 26 de la segunda, tras un buen desmarque de Luis García que había sustituido a Munitis a la vez que Colsa daba refresco a un inoperante Diop y Xisco a Geijo, mejorando en el toque y dándole otro aire al encuentro, hasta el punto de tener Serrano el segundo gol en sus botas tras una gran jugada de un renacido en la segunda parte Arana. La mejor aparición de los nuevos en la temporada, sin duda.

Y de ahí al final, poco más. Mejor actitud del Racing, (empeorarla hubiese resultado imposible) con algo más de cariño por el balón y menos pánico en el césped con los veteranos Colsa y García al mando, lo que unido al lógico acomodo del Barcelona igualó algo más el envite, animado además por un Dani Alves, que es tan buen futbolista como mal deportista, quien se creó a su enésimo enemigo de la Liga en la persona de Óscar Serrano.

FICHA TÉCNICA:

Racing: Toño; Pinillos, Morris, Henrique, Sepsi; Arana, Diop (Colsa, min 57), Lacen, Serrano; Munitis (Luis García, min 70) y Geijo (Xisco, min 57).

 Barcelona: Valdés; Dani Alves, Piqué (Márquez, min 57), Puyol, Abidal; Xavi, Busquets, Keita; Messi (Inista, min 64), Ibrahimovic (Pedro, min 52) y Henry.

Goles: 0-1, min 21. Ibrahimovic. 0-2, min 24. Messi. 0-3, min 27. Piqué. 4-0, min 63. Messi. 1-4, min 73. Serrano.

 Árbitro: Matehu Lahoz (comité valenciano). Mostró cartulinas amarillas a Diop, Xisco, Pinillos y Lacen por el Racing y a Ibrahimovic por el Barcelona.

 Incidencias: partido de la cuarta jornada de la liga de Primera División, disputado en los Campos de Sport de El Sardinero ante 19.034 personas.

 

 

 

 

David Laguillo

https://www.cantabriadiario.com

David Laguillo (Torrelavega, 1975) es un periodista, escritor y fotógrafo español. Desde hace años ha publicado en medios de comunicación de ámbito nacional y local, tanto en publicaciones generalistas como especializadas. Como fotógrafo también ha ilustrado libros y artículos periodísticos. Más información en https://www.davidlaguillo.com/biografia