Opinión / Tribuna libre

Telemensaje

Manuel Haro Alcalde
Por Manuel Haro Alcalde
Manuel Haro Alcalde{xtypo_dropcap}N{/xtypo_dropcap}unca un mensaje navideño del Rey fue seguido con tanta expectación. Se pasó de una resignación anual, a un interés inusitado. Y todo, por ver y escuchar lo que decía del ex-jugador de balonmano por la cercana relación familiar y sus consecuencias. Y si en líneas generales podría decirse que Su Majestad estuvo contundente y convincente, despachó el asunto con una frase que pasará a los anales del 2.011: “La Justicia es igual para todos”.
Las reacciones no se hicieron esperar y desde el escenario de la política, ninguna sorpresa, ya que todos dijeron lo que se esperaba, es decir, más de lo mismo y de los mismos.
Pero la historia continúa. En la inauguración de la X Legislatura, el morbo seguía intacto. Dos minutos de aplausos querían como premiar al Rey, por sus valientes palabras que, según todo el mundo interpretó, hacían alusión al caso en el que se halla implicado su yerno, aunque hubo intentos por desdramatizar o, mejor dicho, despersonalizar el mensaje.
Aplausos que, como siempre, estuvieron ausentes de “los de siempre”. Como ausentes estuvieron, esta vez, miembros otrora habituales de la familia real.
Pero esta historia, según vemos, tiene más capítulos. Ahora toca el turno a los presupuestos. Un asunto que ocupa tiempos ha, a la opinión publicada. Sobre todo, a los aficionados a las comparaciones con otras monarquías. Difícil cometido, porque entrarían en juego multitud de aspectos, como distintos niveles de vida, entre otras cosas. Pero en lo que se refiere a lo nuestro, hemos visto datos de diversa interpretación.
Uno que llama la atención es la cantidad anual, bruta y neta, después de impuestos (ya lo dice Su Majestad: la Justicia es igual para todos, incluso en los impuestos). Su desglose convence a unos y a otros, no. La actividad del Rey, creo que es incuestionable, tanto dentro, como más allá de nuestras fronteras, dejando una buena imagen de España. Por eso, de reconocerse el buen hacer, no parece exagerado lo que nos cuesta a cada español, su mantenimiento, si es verdad lo que dicen algunas cuentas y que no llega a 20 céntimos al año…
Otros operaciones aritméticas comparan al gasto anual de la Corona con un día de emisión de TVE. De ser así, podría compensarse con un “apagón” durante 24 horas, del ente público. Total, no se iba a echar mucho en falta.
Y no entramos en asociaciones de carácter oficial con dudosas cotas de rendimiento. Se habla de datos, sobre todo en Andalucía que, por desconocimiento, no podemos comentar.
Ya ven. La presencia de Su Majestad, este año, ha dado y está dando materia periodística. Viene bien, porque en estas fechas hay poca “tela que cortar”. Será porque eso de las inocentadas, está en plena decadencia. Y por eso, alrededor de este 28 de Diciembre, parece que se han buscado más culpables que inocentes.

You may also like

Comments are closed.