UGT vincula el aumento del paro en Cantabria al efecto esperado de “un verano muy precario laboralmente”

-El sindicato destaca que el empleo femenino sigue evolucionando peor y que la contratación muy eventual limita al máximo la cobertura por desempleo

Manifestación del 1 de mayo de 2017 en Santander (C) Archivo CANTABRIA DIARIO
Manifestación del 1 de mayo de 2017 en Santander (C) Archivo CANTABRIA DIARIO

El secretario de Empleo de UGT en Cantabria, Julio Ibáñez, afirmó hoy que el incremento mensual del paro en la región el pasado mes de septiembre, un 4,83%, el segundo más elevado de España después del de Islas Baleares, “es el efecto esperado de un verano muy precario laboralmente, donde casi un 94% de los contratos de trabajo han sido temporales y un 38% de ellos han durado menos de una semana”.

“No es de extrañar que se incremente en esta medida el desempleo en Cantabria, sobre todo en los servicios que acaparan el 90% del incremento del paro regional, después de un trimestre veraniego que ha registrado en algunos conceptos máximos históricos de precariedad y de eventualidad de la contratación”, agregó Ibáñez.

El responsable regional de Empleo de UGT destacó que “este empleo tan precario y efímero afecta a ambos sexos, aunque la evolución del paro femenino sigue siendo visiblemente peor que la del masculino porque cuando aumenta lo hace en mayor medida y cuando disminuye lo hace por debajo del de los varones”.

“Seis de cada diez nuevos desempleados fueron mujeres el pasado mes de septiembre en Cantabria y si se compara con el mismo mes del año anterior, el desempleo femenino desciende la mitad que el masculino”, puntualizó el sindicalista.

“Es evidente que si se genera empleo muy precario, los efectos negativos en el mercado laboral llegan por sí solos y se observan con nitidez en la tasa de cobertura por desempleo, que en Cantabria (52,15%) es de las más bajas del país y siete puntos por debajo de la media nacional (59,23%), pese a que ésta es de por sí de las más bajas de la serie estadística histórica”.

En este sentido, Ibáñez recordó que esa baja tasa de cobertura por desempleo en Cantabria, que no incluye a los cerca de 3.200 desempleados sin empleo anterior, “implica también que sigamos con más de la mitad de los desempleados (52,46% ó 18.592) sin ningún tipo de cobertura ni prestación, lo que confirma que ese empleo tan precario no genera las cotizaciones sociales suficientes como para ello”.