Una Justicia injusta, grosera y macarra

 

{xtypo_dropcap}S{/xtypo_dropcap}i en España existiera una Justicia de verdad, con las mayúsculas como le corresponden, la dación en pago estaría funcionando de forma inmediata, universal y sin condiciones, sin hipotecar el futuro de la gente y olvidando leyes creadas con la mentalidad del medievo.

Como esto no es así, solo queda llegar a la conclusión de que la justicia, con minúsculas, en España es injusta, grosera y macarra. Denominar “Comisión Judicial”, incluyendo el concepto de “justicia” al acto de desalojar de sus viviendas a personas arrastradas por la crisis es un acto de grosería lingüística y moral de dimensiones mayúsculas.

Los desahucios y los miles de dramas que se han vivido y se están viviendo en España ofrecen una visión de la “justicia” como si fuera el portero macarra de una discoteca desalojando borrachos del recinto.

Esta situación debe cambiar inmediatamente, debe resolverse por la vía de extrema urgencia la paralización de todos los procesos de ejecución de desahucios en marcha, y aplicar la dación en pago de forma universal y sin condiciones.