Zapatero anuncia un plan de acción para combatir el paro y cambiar el modelo productivo

El presidente del Gobierno, en su comparecencia ante el pleno del Congreso para informar sobre la situación y políticas de empleo, ha subrayado que la austeridad, las reformas y la cohesión social van a seguir siendo los ejes de la actuación del Gobierno en la nueva etapa que se ha abierto con su remodelación. Entre estas reformas, destacó dos, la que afecta a las pensiones y la relativa al mercado de trabajo.

Respecto a la reforma de las pensiones, el jefe del Ejecutivo ha anunciado que el Gobierno enviará a la Cámara el proyecto de Ley antes de que termine el primer trimestre de 2011.

Subrayó que “éste es un compromiso sin marcha atrás”, pues “los derechos de las generaciones jóvenes a tener confianza en sus pensiones de futuro, las exigencias de la consolidación fiscal, la credibilidad exterior de la economía y de las instituciones españolas” así lo exigen, aseguró. El presidente del Gobierno dijo que, a solo cinco meses de su entrada en vigor, “aún es prematuro” valorar sus efectos sobre el empleo. No obstante, enumeró algunos incipientes resultados como el crecimiento en un promedio del 44% interanual de los contratos de fomento de la contratación indefinida; el aumento del 28% en los dos últimos meses de los contratos en prácticas ; y incremento de los de formación, que tras descender a un ritmo del 13% antes de la reforma, ahora crecen al 6%.

El programa de trabajo, anunciado hoy por el presidente del Gobierno para combatir el paro y cambiar el modelo productivo, se plasmará, ha dicho Rodríguez Zapatero, en un “plan de acción”, que se aprobará el viernes, día 26, en el Consejo de Ministros. Este plan recogerá un “calendario de compromisos concretos de aquí al final de la legislatura”.

Para favorecer la innovación, el presidente adelantó que se reforzarán las líneas ICO existentes, con la puesta en marcha, en enero de 2011, de una dotación con 1.000 millones de euros del Fondo para la Economía Sostenible, que financiará proyectos de incorporación de nuevas tecnologías por parte de las empresas.

Antes de fin de año, se pondrá en marcha un paquete de eliminación y simplificación de cargas administrativas que supondrán un ahorro de cerca de 2.000 millones de euros para la actividad empresarial.