Cantabria

Unión de Consumidores considera que la liberación de horarios comerciales tendría efectos negativos

La Unión de Consumidores de Cantabria (UCC) considera que la liberación de horarios comerciales tendría consecuencias negativas y contrarias a los intereses de los usuarios porque concentrará la distribución comercial en pocas manos –lo que afectará a la libre competencia-, perjudicará al comercio de proximidad y convertirá el centro de la ciudad en un desierto comercial.

 

Al hilo de la polémica declaración de Santander como zona de afluencia turística, la asociación argumenta su oposición a esta medida. Considera suficiente el calendario actual y añade que entre los problemas que aquejan a los consumidores, que son muchos (facturación eléctrica, agua, bancos, servicios públicos, subidas de impuestos y un largo etcétera), no se encuentra el de poder efectuar compras en domingos y días festivos.

 

Asimismo, recuerda que casi todos los comercios tienen libertad total de horario de apertura pues la ley lo permite a todo comercio de menos de trescientos metros cuadrados.

 

En todo caso, la asociación considera imprescindible estudiar todos los intereses en juego y la perspectiva y salvaguarda de los derechos e intereses de los consumidores y usuarios a quienes, por el momento, nadie se ha dirigido para conocer su opinión.

 

El “consumidor mercenario”

El interés del consumidor se basa en la existencia de una oferta comercial suficiente que garantice variedad de precios, productos y servicios. Tomar medidas que podrían perjudicar al comercio de proximidad tendría consecuencias negativas y contrarias a los intereses de los consumidores y usuarios.

 

Desde UCC se considera que la distribución comercial quedaría en unas pocas manos, lo que podría derivar en concertación de precios, al desaparecer la competencia. Asimismo, las distribuidoras, todas multinacionales, impondrán los productos que desean comercializar, muchos de ellos producidos fuera de España. Lo que supondrá, con el paso del tiempo, la restricción de los servicios y de la oferta.

 

Al tiempo, se corre el peligro de que el centro de las ciudades quede convertido en un desierto comercial con amplias avenidas peatonales, y las compras y el ocio se desarrollen solo en los centros comerciales.

 

Por último, la asociación defiende que un ciudadano que decide adquirir un producto hecho en Cantabria, o en España invierte en su país, contribuye al desarrollo industrial y manufacturero y genera riqueza y empleo. Por ello, UCC apartándose del concepto de consumidor mercenario, a quien todo vale, se reivindica como cántabra, española y europea y defiende el consumo de productos internos, manufacturados en España.

You may also like

Comments are closed.

More in:Cantabria