Editorial

Abrir hueco a la esperanza

{xtypo_dropcap}U{/xtypo_dropcap}n buen gobernante, además de ser buen gestor, tiene que ser capaz de transmitir empatía por sus ciudadanos.
En este sentido, el presidente de Cantabria, Ignacio Diego, puede mejorar notablemente sus mensajes (o la forma en la que traslada esos mensajes a la sociedad cántabra) de forma que el dolor que ya sufren los cántabros por la crisis salvaje, no sea multiplicado por una forma de comunicación sombría y apocalíptica.
Por el momento, después de los recientes anuncios de fuertes recortes y más impuestos para los cántabros, todavía no hemos recibido por parte de Diego un mensaje de esperanza para los ciudadanos de Cantabria.
Consideramos que cualquier gobernante, incluyendo a Ignacio Diego, está obligado moralmente a no multiplicar el dolor de sus ciudadanos y abrir un hueco a la esperanza.

You may also like

Comments are closed.

More in:Editorial