• 21 de febrero de 2024

Así hay comunidades de vecinos afectadas por los impagos de promotores y bancos

Compartir:

En la primera fotografía goteras y grietas en el techo interior de una vivienda que la Comunidad no ha solucionado durante cinco años

En las demás imágenes el estado de una urbanización cántabra a la que el promotor (PRECASA/PRECONSA) debe miles de euros en impagos a la comunidad de propietarios durante años

En la primera fotografía goteras en el interior de una vivienda que la Comunidad no ha solucionado durante cinco años
En la primera fotografía goteras en el interior de una vivienda que la Comunidad no ha solucionado durante cinco años

La burbuja inmobiliaria en España duró hasta 2007, y en aquellos años el mismo piso se vendía y se volvía a vender al poco tiempo por mucho más dinero. La euforia lo dominaba todo porque el precio del ladrillo parecía no tener techo, pero al final lo tuvo y generó importantes consecuencias negativas que se arrastran hasta el día de hoy.

En algunas comunidades de vecinos de Cantabria la situación es agónica: promotores que no pudieron vender gran cantidad de viviendas afectadas por la crisis del ladrillo se han convertido en los principales morosos y en auténticos lastres para la vida diaria de los vecinos. 

Cuando una comunidad de vecinos tiene un gran deudor como puede ser el propio promotor o los bancos que han embargado viviendas y tampoco pagan la escalera, empiezan a generarse graves problemas. 

De entrada, los desperfectos propios del uso o por vandalismo que se producen en las zonas comunes dejan de repararse, lo que puede originar accidentes para los vecinos y las consiguientes demandas judiciales contra la comunidad si hay daño para las personas o daño para los vehículos si hay garajes comunes, e incluso problemas más graves derivados como desprendimientos o hundimientos ante la falta de mantenimiento.

En la imagen una placa con el nombre de PRECASA, empresa disuelta con miles de euros de deudas con la comunidad de vecinos
En la imagen una placa con el nombre de PRECASA, empresa disuelta con miles de euros de deudas con la comunidad de vecinos

Disolución de Sociedad Limitada y creación de una nueva empresa

En España es muy fácil disolver una Sociedad Limitada (S.L.) y así presuntamente eludir las posibles responsabilidades derivadas de la actividad de la empresa que se cierra. 

Es igualmente sencillo abrir otra nueva empresa, incluso con nombre similar y con la misma actividad de la anterior empresa disuelta que, al constar como empresa diferente, en teoría no hereda ninguna responsabilidad de la anterior SL.

Por ejemplo, la empresa Promotora Cántabra Precasa S.L., principal responsable del enorme agujero en las cuentas de la Comunidad de Propietarios y en instalaciones del edificio afectado por numerosas goteras y humedades en las viviendas al que pertenecen las fotografías que ilustran esta noticia, se disolvió en el año 2013.

Esa disolución no ha impedido al mismo promotor fundar otras empresas dedicadas también al ladrillo como Silverline Partners SL (en Marbella) o Promotora Cántabra Preconsa S.L., en cuyo domicilio social de Maliaño no existe ya que actualmente hay una logopedia.

En la imagen el pésimo estado de la urbanización, con humedades y deterioro del pavimento
En la imagen el pésimo estado de la urbanización, con humedades y deterioro del pavimento
Más imágenes del deterioro de una urbanización cuyo promotor debe miles de euros a la Comunidad
Más imágenes del deterioro de una urbanización cuyo promotor debe miles de euros a la Comunidad

Okupación de viviendas

A todos estos problemas de liquidez de las comunidades de vecinos afectadas por abultados impagos de promotoras y bancos, se suma la amenaza de la «okupación» ilegal.

Al existir numerosos pisos vacíos en bloques cuya construcción coincidió de lleno con la crisis del ladrillo y no se vendieron, existe el riesgo de la «okupación» ilegal de las viviendas por parte de personas que, en muchos casos, no solo no atienden sus obligaciones con el pago de ninguna cuota por los servicios comunitarios, sino que además pueden enganchar la luz de forma ilegal a tomas comunitarias, lo que agrava todavía más los gastos que deben afrontar los comuneros.

Situaciones incómodas y desagradables todas ellas que, sin duda, están afectando a la calidad de vida de decenas de cántabros de estas urbanizaciones que sufren los impagos.

Más imágenes del deterioro de una urbanización cuyo promotor debe miles de euros a la Comunidad
Más imágenes del deterioro de una urbanización cuyo promotor debe miles de euros a la Comunidad
Más imágenes del deterioro de una urbanización cuyo promotor debe miles de euros a la Comunidad
Más imágenes del deterioro de una urbanización cuyo promotor debe miles de euros a la Comunidad
David Laguillo
Compartir:

David Laguillo

https://www.cantabriadiario.com

David Laguillo (Torrelavega, 1975) es un periodista, escritor y fotógrafo español. Desde hace años ha publicado en medios de comunicación de ámbito nacional y local, tanto en publicaciones generalistas como especializadas. Como fotógrafo también ha ilustrado libros y artículos periodísticos. Más información en https://www.davidlaguillo.com/biografia