Buruaga dice que Revilla no recurre el concierto vasco pero se alegró al ilegalizarse las vacaciones fiscales

La decisión de blindar el concierto vasco, que el Gobierno de Cantabria no recurrirá, “puede y seguramente dará alas a aquellos que en su día decretaron las llamadas vacaciones fiscales que, como consecuencia, ocasionaron una grave desigualdad entre el País Vasco y las comunidades limítrofes”. Así se expresó la secretaria autonómica del PP, María José Sáenz de Buruaga, quien aprovechó para recordar que el presidente del Ejecutivo, Miguel Angel Revilla, “se alegró” y calificó de estricta justicia que las citadas vacaciones fiscales fueran declaradas ilegales por los tribunales de la Unión Europea.

“El señor Revilla dijo entonces que le parecía una decisión absolutamente coherente, ya que rompían la unidad de mercado y eso, en su opinión, era muy grave”, apostilló Buruaga, quien continuó diciendo que para el máximo mandatario regional “ya era bastante con que los españoles hubieran aceptado en la Constitución que algunas comunidades tuvieran privilegios”.

Buruaga señaló que el presidente del Ejecutivo cántabro hizo esas manifestaciones “hace menos de un año y ahora se cruza de brazos cuando a las Diputaciones Forales vascas se les da la oportunidad de volver a repetir lo que ya hicieron, sobre todo teniendo en cuenta que nos encontramos en unas críticas circunstancias económicas”.

En su opinión, Revilla “ha vuelto a dejar tirada a Cantabria, como ya lo hiciera en otras ocasiones con el AVE, la financiación de Valdecilla o los 200 millones de euros que nos prometió y nos debe el Gobierno de Zapatero”.

“Si el concierto vasco se ha blindado es, precisamente, porque prosperaron todos los recursos que se presentaron en contra de las llamadas vacaciones fiscales, pero esta vez al señor Revilla parece no importarle que Cantabria quede en desigualdad de condiciones frente a los vascos y no ha movido ni moverá un dedo en contra de ese blindaje”.

Para Buruaga, “Cantabria no debería permitir que algunos puedan tener más privilegios que los que se les concedieron en su día, pero está claro que su presidente, para más señas regionalista y pese a ser consciente de la injusticia de esos privilegios añadidos, no hará nada para defender los intereses de nuestra comunidad obviando lo que son sus responsabilidades”.

“Está claro -continuó- que los regionalistas cántabros, en contra de la postura de los socialistas, no están de acuerdo con el blindaje porque saben y así lo han dicho que ocasionará perjuicios económicos a Cantabria”. En este sentido, Buruaga preguntó “por qué entonces permiten que el señor Revilla se pliegue a los intereses socialistas y en concreto a los del señor Zapatero”.

Asimismo, Buruaga recordó que el propio portavoz regionalista en el Parlamento cántabro, Rafael de la Sierra “dejó las cosas muy claras sobre cómo opinaba respecto al blindaje, pero ahora tenemos que oírle descalificar e insultar, a falta de otros argumentos, a quien sí cumple con su responsabilidad defendiendo los intereses de su tierra y además los de Cantabria”.

“No le pido que lo agradezca, pero sí que muestre el respeto debido a quien con coraje, valentía y sin tener que agachar la cabeza ante nadie, porque no debe nada a nadie, ejerce de presidente y no de mero representante de su comunidad”, concluyó.