Cantabria

Caja Cantabria presuntamente habría deducido como gastos los intereses de un auto préstamo de su filial en las Islas Caimán

Caja Cantabria presuntamente habría deducido como gastos los intereses de un auto préstamo de su filial en las Islas Caimán
  • Según Rafael Sebrango (La Unión) Caja Cantabria habría declarado como gastos los intereses de un presunto préstamo que la entidad se hizo a sí misma con los 30 millones de euros de su empresa en las Islas Caimán
  • Cantabria Capital Limited (Islas Caimán) tenía los 30 millones de euros de las Participaciones Preferentes Serie A

 

Caja Cantabria presuntamente habría deducido como gastos los intereses de un auto préstamo de su filial en las Islas CaimánNegocio redondo. La formación política extraparlamentaria La Unión (LU), liderada por Rafael Sebrango, ha revelado este domingo que Caja Cantabria, además de tener una sociedad constituida en el paraíso fiscal de las Islas Caimán desde donde se emitieron las polémicas Participaciones Preferentes Serie A, presuntamente habría usado esa misma sociedad denominada Cantabria Capital Limited para concederse a sí misma un préstamo por los 30 millones de euros captados con las preferentes, cuyos intereses Caja Cantabria habría deducido, según el líder de LU, como gasto para sus liquidaciones de impuestos.

Rafael Sebrango afirma que Caja Cantabria presuntamente ‘fingía’ que su empresa del paraíso fiscal, Cantabria Capital Limited, dependiente al 100% de la propia empresa, le prestaba los 30 millones de euros captados en preferentes, a cambio del pago de intereses.

Siempre según Sebrango, estos presuntos intereses la Caja se los deducía como gasto para sus liquidaciones de impuestos. Además, Sebrango añade que Caja Cantabria incrementaba los ficticios intereses a pagar ‘a su conveniencia y cuando quería’.

Sebrango señala que el presunto montaje para eludir al control de Hacienda 30 millones de euros, “era un negocio mucho más sucio que esa ocultación fiscal”. Agrega que se planificó una operación ‘fraudulenta’ para además de lo anterior, “reducir el pago de impuestos por el resto de actividades de la Caja”.

Según expuso Sebrango, “la actividad fraudulenta consistió en que la empresa de las Islas Caimán, firmaba con Caja Cantabria, de la cual dependía al 100%, un préstamo, precisamente por los 30 millones de euros que había captado la empresa abierta en el paraíso fiscal”.

“Ese préstamo tenía fijado un interés, que presuntamente pagaba Caja Cantabria a Cantabria Capital Limited”, y con ello, lo que hacía Caja Cantabria era “deducirse de sus impuestos la cantidad ficticia que decía haber pagado a la empresa de las Islas Caimán por prestarle ese dinero”.

Pero, añadió, “la actividad fraudulenta no terminaba ahí”. “Cuando a Caja Cantabria la interesaba pagar todavía menos impuestos en España y Cantabria, subían el tipo de interés a pagar, con el fin de deducirse como gasto las cantidades que supuestamente había pagado a su filial”.

Toda esta actividad “sola y exclusivamente encaminada a hurtar dinero público de los ciudadanos de Cantabria en particular, y de España en general”, prosiguió “fue planificada estando la Caja dirigida por los número 2 de PP, PRC, y PSOE”, los cuales, añadió “lógicamente allí actuaban con el consentimiento de los número 1 de los tres partidos”.

 

 

 

 

You may also like

Comments are closed.

More in:Cantabria