Cantabria estará el miércoles y el jueves en aviso naranja por nieve

La Dirección General de Protección Civil y Emergencias, y el Servicio de Emergencias 112 del Gobierno de Cantabria aconsejan extremar las precauciones en Liébana, el centro de la región, el valle de Villaverde y la Cantabria del Ebro, por la activación del avisos naranja (riesgo importante) por nieve.

La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) ha decretado este nivel de riesgo en Liébana, entre las 21:00 horas de hoy y las 12:00 horas del jueves. Se prevé para este periodo una cota de nieve alrededor de los 500-600 metros, con acumulaciones que pueden llegar a los 20 centímetros.

Desde la medianoche del miércoles el aviso se extenderá a la Cantabria del Ebro, el centro y el valle de Villaverde, hasta las 18:00 horas del jueves. La cota descenderá también de los 700 a los 500-600 metros, con espesores de 5 centímetros en el centro y el valle de Villaverde, y de 20 en la Cantabria del Ebro.

Recomendaciones

Para estos días, la Dirección General de Protección Civil y Emergencias, y el Servicio de Emergencias 112 del Gobierno de Cantabria recomiendan evitar la utilización del coche si no es imprescindible en las zonas afectadas; solicitar información del estado de las carreteras y la situación meteorológica; en caso de ser imprescindible la utilización del vehículo, revisar neumáticos, anticongelante y frenos, y llevar cadenas, móvil cargado, el depósito lleno y ropa de abrigo. Se insta también a prestar especial atención a las placas de hielo que se puedan formar en la calzada, especialmente al amanecer y al anochecer.

En el caso de quedarse atrapado en el coche, se recomienda permanecer dentro del vehículo con la calefacción puesta y renovando el aire cada cierto tiempo. Es muy importante evitar quedarse dormido y comprobar que la salida del tubo de escape está libre, para evitar que el humo penetre en el habitáculo.

Se recomienda no salir a la montaña. En el caso de que el temporal pueda sorprenderle ya en zonas altas, se insta a mantenerse continuamente informado de la situación meteorológica y de los riesgos de aludes; informarse de los refugios cercanos; llevar el móvil cargado o sistemas de comunicación alternativos; respetar las indicaciones, señalizaciones y prohibiciones, y extremar las precauciones.

Ante cualquier situación complicada se debe llamar al 112 lo antes posible, indicando su localización para proceder a evaluar la situación e iniciar el procedimiento de rescate o ayuda en el caso de que sea necesario.