Cantabria recibe banderas negras por “excesiva, continuada y acelerada urbanización” y “mala” depuración de aguas y vertidos

La formación Ecologistas en Acción (EA) ha presentado, hoy 1 de Julio, el informe “Banderas Negras 2010. Caos en La costa”. En este informe se analiza, un año más, la situación de la costa de todo el Estado Español y se identifican casos de “degradación” de la costa debido a problemas de vertidos orgánicos e industriales, urbanismo, regeneraciones y obras costeras y la desplanificación de los Puertos de Interés General.

Para Cantabria, una de las mayores amenazas que sufre el litoral es su “excesiva, continuada y acelerada urbanización”, a juicio de los ecologistas. Según EA actualmente existen 23 sentencias de derribo de diferentes urbanizaciones que afectan a 575 viviendas de cinco municipios costeros como Argoños, Arnuero, Escalante, Piélagos y Miengo.

Ante la inminencia en la ejecución de estas sentencias de derribo, muchos años después de la resolución en firme de las mismas, según EA la consejería de Obras Públicas y Urbanismo del gobierno de Cantabria trata de impedir su ejecución. Para ello, el Gobierno de Cantabria ha cedido a los ayuntamientos condenados la iniciativa para redactar una proposición de ley que promueva los cambios
legales que se consideren oportunos para evitar los derribos. Estos cambios se reflejarán en la Ley del Suelo y en el Plan de Ordenación del Litoral.

Además, EA reprocha que se ha aprobado un Plan de Puerto e Instalaciones Portuarias que contempla grandes actuaciones en Castro Urdiales, Laredo, Colindres, Comillas y San Vicente de la Barquera y cuyo objetivo es generar 2.750 atraques nuevos para embarcaciones de recreo. Estas grandes actuaciones generarán, según los ecologistas, “graves impactos ambientales sobre las zonas que se sitúen”.
También destacan los proyectos de paseos y sendas costeras en los que siguen predominando las actuaciones duras, con la construcción de muros de hormigón, frente a las paisajísticas, de conservación o restauración. En algunos casos, se construyen accesos a las playas que “destruyen” el entorno inmediato y se “adornan” con mobiliario urbano en muchas ocasiones “innecesario e incompatible con el mantenimiento de unos valores paisajísticos de calidad”, afirman.

Respecto al saneamiento de las aguas residuales urbanas en las poblaciones costeras, EA asegura que en muchos casos se da una “mala o inexistente depuración de aguas con el consiguiente vertido directo de aguas contaminadas, tanto urbanas como industriales, al medio marino”. En el caso depuradoras pequeñas gestionadas por ayuntamientos, una vez puestas en marcha no se produce un mantenimiento adecuado de las mismas por lo que dejan de funcionar y se realizan “vertidos directos de agua sin depurar”. En otros casos, estas
depuradoras están infradimensionadas ya que la falta de planificación hace que los municipios permitan un aumento de población por lo que la depuradora debe gestionar mucha más agua residual que para la que fue diseñada. De la misma manera, existen vertidos de aguas industriales sin depurar, sobre todo en la bahía de Santander y en la ría de San Martín de
la Arena en Suances.

En este sentido, aseguran que Ecologistas en Acción de Cantabria ha solicitado información relativa a la depuración de las aguas residuales para la elaboración de este informe, pero la Consejería de Medio Ambiente “no nos ha proporcionado dicha información incumpliendo una vez más la Ley 27/2006 de Acceso a la Información Ambiental”, agrega EA.