Cantabria reduce su población activa por sexto año consecutivo y acumula una pérdida de más de 19.000 trabajadores

-UGT aclara que la región es la autonomía con mayor disminución de activos laborales desde 2012 y la segunda con mayor edad media, 44,14 años

Manifestación del 1 de mayo de 2017 en Santander - Foto: archivo CANTABRIA DIARIO
Manifestación del 1 de mayo de 2017 en Santander – Foto: archivo CANTABRIA DIARIO

Cantabria redujo en el primer trimestre de este año su población activa por sexto año consecutivo y acumula una pérdida desde el año 2012 de un 6,79% ó 19.605 trabajadores que tienen un empleo o lo buscan (de 288.749 a 269.144), el mayor descenso porcentual registrado entre todas las comunidades autónomas en el mismo período, según un informe elaborado por la Secretaría de Empleo de UGT con estadísticas, entre otras fuentes, de la Encuesta de Población Activa (EPA).

Según aclara el sindicato, esta disminución de activos laborales en la región, que duplica el contabilizado en la media nacional en el mismo período, un 3,25% o 762.800 trabajadores menos, se asienta exclusivamente en menores de 45 años, cuya presencia en el mercado laboral cántabro se reduce más de un 18%, con 32.116 trabajadores menos (26.793 de ellos de 25 a 34 años), que contrasta con un incremento de más de 12.000 (12.511) de los que tienen una edad superior.

El informe de UGT matiza al respecto que en los últimos seis años la tasa de actividad o el porcentaje de activos laborales sobre el total de la población en edad de trabajar disminuye casi tres puntos (-2,8), aunque el de los menores de 25 años lo hace por encima del 22% y el de los trabajadores de entre 25 y 34 años casi un 10%.º

De hecho, la edad media de la población activa de Cantabria ha aumentado en más de dos años desde 2012 y supera por primera vez el máximo histórico de los 44 años, ya que ha pasado de 41,68 a 44,14 años, lo que la convierte en la más envejecida del país sólo superada por la de Asturias (44,38 años) y con algo más de un año por encima de la media española (42,24 años).

Como precisa el secretario de Empleo de UGT en Cantabria, Julio Ibáñez, “no es sólo un problema de pérdida de población en edad de trabajar, porque ésta se reduce, pero tres veces menos que la que es activa; el gran problema es que esta población activa se reduce y mucho en su base, entre los más jóvenes, que se ven obligados a abandonar el mercado laboral de la región con todo lo que esto conlleva para el presente y para el futuro”.

“No es una mera casualidad que este deterioro en cantidad y en edad de la población activa de Cantabria coincida con la implantación de la última reforma laboral en 2012, que abrió las puertas a los mayores niveles de precariedad laboral conocidos hasta ahora en la región y en toda España”, recuerda Ibáñez.

Más de 10.000 trabajadores desplazados

El informe de UGT recalca que, de los 19.605 activos laborales menos registrados en Cantabria por la EPA entre el primer trimestre de 2012 y el de 2018, sólo un 48% ó 9.462 han pasado a la población inactiva en el mismo período, con lo que otros 10.143 han emigrado y han dejado de estar adscritos a la población en edad de trabajar de la región, cifra especialmente alta para una de las autonomías con menos población de España y que representa casi el 14% de los 74.500 trabajadores que en todo el país han dejado de formar parte de la población activa y de la inactiva en los últimos seis años.

“Es evidente que el mercado laboral de la región no es precisamente atractivo y no es de extrañar que seamos una de las comunidades autónomas con mayor número de trabajadores que, simplemente, han desaparecido de las estadísticas oficiales de Cantabria porque han dejado de ser activos pero no por ello han pasado a la población inactiva”, agrega Ibáñez.

El sindicato puntualiza además que el mencionado incremento de la población inactiva en 9.462 personas que ya ni trabajan ni buscan un empleo no corresponde en su mayor parte a activos que hayan alcanzado la jubilación, ya que desde entonces hay sólo 4.901 jubilaciones más (de 79.852 a 84.753).

Es más, UGT aclara que este aumento de inactivos por jubilación es similar al registrado entre los estudiantes (+4.960), tras recalcar que también hay un incremento significativo de los activos que han dejado de serlo por una incapacidad permanente (+2.292) desde 2012.

Para el responsable regional de Empleo de UGT, “Cantabria necesita y con urgencia un nuevo modelo productivo con un mayor protagonismo en él de la industria porque los servicios, la hostelería y el turismo no son suficientes para frenar esta sangría de activos laborales”.

Menos parados pero con más empleo precario

UGT agrega en su informe que el descenso de la población activa cántabra responde en su mayor parte a los hombres (-14.706) y exclusivamente a una disminución de 20.660 desempleados (de 54.188 a 33.528) que no implica que se hayan convertido en nuevos empleos, ya que el número de ocupados sólo se ha incrementado un 0,4% con 1.055 más desde entonces (de 234.561 a 235.616) y con una mayor precariedad que en 2012.

El responsable regional de Empleo de UGT apunta en este sentido que “desde que en Cantabria aumentó por última vez la población activa en el año 2012, se registra un aumento de algo más de un millar de ocupados, aunque desde entonces hay 8.055 empleos indefinidos menos y 12.336 temporales más entre los asalariados y, además, se han perdido 6.900 jornadas completas (-6.901) en beneficio de casi 8.000 jornadas parciales más (+7.956)”.

Ibáñez recuerda que, según el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), sólo el año pasado se registró un saldo negativo de movilidad laboral geográfica en la región de 7.783 trabajadores, esto es, que hubo más personas que salieron de Cantabria para firmar un contrato de trabajo en otra autonomía que las que entraron de otros territorios por el mismo motivo (16.986 residentes cántabros salieron a trabajar fuera por 9.203 foráneos que suscribieron un contrato en la región).

“Este saldo negativo de movilidad laboral geográfica, que suele utilizarse como referencia en la salud del mercado de trabajo de un territorio determinado va en aumento año tras año en Cantabria porque hasta 2015 nunca había superado los 6.000 trabajadores, ese año lo superó (6.012 trabajadores) y en 2016 y 2017 ya se rebasó el máximo histórico de los 7.000”, subraya el responsable regional de Empleo de UGT.