CCOO considera que la pandemia ha ahondado aún más en las desigualdades de un mercado laboral dominado por la temporalidad

-El fuerte aumento del desempleo, con 5.900 nuevos parados con respecto a diciembre de 2020, un 16% más, supone un nuevo varapalo comparado con la campaña navideña anterior

-El sindicato ha manifestado su intención por luchar para que 2021 sea el año en el que se empiece a poner fin a la precariedad en el empleo, la gran asignatura pendiente en Cantabria

Comisiones Obreras de Cantabria (CCOO) ha lamentado hoy el incremento del número de desempleados en 5.900 personas con respecto a diciembre de 2020, un 16% más, y ha achacado este mal dato no sólo a la pandemia, que no ha hecho más que ahondar en una herida que no acaba de curarse, la de un mercado laboral dominado por la precariedad y una dramática temporalidad que no permite asentar una estabilidad real en el empleo. Con respecto al mes anterior, el desempleo se ha incrementado en 576 personas, un 1,37% más y es destacable el número de contratos comunicados en diciembre

La precariedad sigue siendo la norma de la contratación. En 2020, el 92,65% de los contratos comunicados fueron temporales frente a tan sólo un 7,35% de contratos indefinidos. En diciembre la situación no ha sido mucho mejor, manteniéndose la temporalidad en un 92,97% y los indefinidos en tan sólo un 7,03%.

Por supuesto que los efectos de la pandemia están notándose de pleno en los datos del paro pero quizás sus consecuencias no serían tan nefastas si la precariedad no siguiera marcando el día a día de nuestro mercado laboral. Está claro que este modelo basado en la temporalidad, la estacionalidad y la parcialidad no funciona y el gran reto de la región en este 2021 tiene que ser combatir esta precariedad y apostar por la calidad y la estabilidad en el empleo”, ha señalado Laura Lombilla, secretaria de Empleo de CCOO de Cantabria.

La contratación ha descendido en todos los sectores con respecto al mes de noviembre y de forma más destacada en el sector de la construcción y en el sector servicios, con 227 y 153 personas desempleadas más, respectivamente. Este año la campaña navideña no ha ayudado a amortiguar las cifras.

Para el sindicato, abordar la precariedad en el empleo es la gran asignatura pendiente para el año que acabamos de estrenar porque hay que apostar por empleos dignos y de calidad, que permitan a la clase trabajadora. “No podemos tolerar que siempre sea la clase trabajadora la que sufra las consecuencias de las crisis pues está comprobado que, además, es la que más tarda en recuperarse. De hecho, aún estamos recomponiéndonos de la de 2008”, ha subrayado Laura Lombilla.

Según el Servicio Cántabro de Empleo, las personas que siguen inmersas en un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) son en diciembre 11.294, 3.025 más con respecto al mes de noviembre (8.269). Para la secretaria de Empleo, “es imprescindible que el nuevo proceso de negociación entre gobierno y agentes sociales concluya con acuerdo para que esta figura, que ha evitado miles de despidos en la región, se extienda más allá del mes de enero”.

Desde CCOO se ha querido hacer hincapié una vez más en que las medidas extraordinarias adoptadas por el Gobierno y acordadas por los agentes sociales han sido fundamentales para que el daño en el tejido productivo y en la destrucción de empleo no hubiera sido aún mayor y ha recordado que otro de los problemas que se ha evidenciado con la eclosión de la Covid-19 es que España y también Cantabria aún no se habían recuperado del todo de los efectos devastadores de la anterior crisis.

El escenario que nos dejan mes a mes las cifras del desempleo evidencian que es imprescindible que se incrementen los presupuestos destinados a políticas de empleo. Desde CCOO exigimos al Gobierno de Cantabria más la puesta en marcha de un plan de choque urgente que vaya directamente al mantenimiento del empleo y a la protección de las personas. Es necesario un nuevo acuerdo tomado en el seno del Diálogo Social, que incluya nuevas ayudas para familias y para trabajadores y trabajadoras, las personas más golpeadas por la pandemia”, ha concluido Lombilla.