Portada

CNSV compara el modelo turístico cántabro con el de Magaluf

La Guardia Civil tuvo que disolver un macrobotellón en Noja

Cantabria No se Vende afirma que este fin de semana ‘había casi más turistas litrando en la playa de Noja que población empadronada’, y pregunta al Gobierno cómo piensa financiar los servicios de localidades que multiplican la población “hasta por diez”

En plena pandemia, Cantabria ha vuelto a ser noticia por un “macrobotellón” en Noja, al igual que antes lo fuera por fenómenos similares en otras localidades turísticas, que acaban con graves desperfectos y agresiones.

CNSV recuerda que a mediados de junio, mientras en Vizcaya la hostelería cerraba a las 12 de la noche, Cantabria’ era la única Comunidad que ofrecía ocio nocturno hasta las 6 de la mañana’. Cantabria No se Vende asegura que las políticas del Gobierno ‘nos están convirtiendo en un destino propicio para el turismo más masivo y menos respetuoso, el Magaluf del Cantábrico”, señala el coportavoz de CNSV Diegu San Gabriel.

‘Después de años con la burbuja inmobiliaria como único motor económico, con cientos de urbanizaciones que rompen todo equilibrio social, cultural, arquitectónico o paisajístico, masificando nuestros pueblos, ahora quieren agravar esta situación con una nueva Ley del Suelo para extender el ladrillazo a los valles del interior, como viene denunciando la Iniciativa Cantabria Sostenible en la que participamos’, añade CNSV.

Desde CNSV se preguntan “cómo piensa el Gobierno sostener los servicios (carreteras, transporte público o Sanidad) para tanta gente”. Porque aunque la población se multiplique, “no lo están haciendo los autobuses ni los médicos”, señala Diegu San Gabriel, que pone como ejemplo la realidad de un Hospital de Laredo en el que trabajadores y usuarios ‘tienen que soportar largas caravanas diarias para entrar y salir, y una vez dentro se encuentran todo saturado’.

CNSV pide abrir el ‘necesario debate sobre el modelo de desarrollo impuesto en nuestra tierra y así el pueblo pueda participar de las decisiones que se vienen tomando, que precarizan el entorno y la calidad de vida de la mayoría’.

“En lugar de apostar por un turismo sostenible, compatible con una economía productiva diversificada, generando trabajo y valor añadido”, recuerda San Gabriel, “los políticos están convirtiendo Cantabria en el destino de los más irresponsables, degradando la calidad de vida de los vecinos y el propio atractivo turístico para quienes valoran nuestro patrimonio social, cultural o natural”.

You may also like

Comments are closed.

More in:Portada