Cuatrocientas personas desalojan el edificio oficial de la calle Vargas en un simulacro de amenaza de bomba

La alarma se dio a las 10,00 tras detectarse un paquete sospechoso en la Oficina de Extranjeros

 

El desalojo de los 400 trabajadores y visitantes que se encontraban en el interior del edificio oficial de la calle Vargas 53 de Santander, conocido como el Edificio de Ministerios, se llevó a cabo tras el aviso de la existencia de un paquete sospechoso en la Oficina de Extranjeros. A la media hora, los artificieros del Cuerpo Nacional de Policía ya habían comprobado que se trataba de una falsa alarma y se dio por finalizado este simulacro, que fue presenciado in situ por el delegado del Gobierno en Cantabria, Agustín Ibáñez.

El edificio de la calle Vargas alberga numerosas dependencias de la Delegación del Gobierno y de la Administración General del Estado, así como del Gobierno de Cantabria, entre ellas la Consejería de Educación. Entre los trabajadores y visitantes suele encontrarse en el mismo unas 400 personas que son las que esta mañana se han visto afectadas por el simulacro y que desalojaron las instalaciones.

A las 10,00 horas se dio aviso de la existencia de un paquete sospechoso, que pudiera tratarse de una bomba, dentro de las dependencias de la Oficina de Extranjeros, que se encuentra en los bajos, y un centenar de personas que se encontraban en su interior fueron los primeros en desalojar las mismas en muy pocos minutos.

A continuación el aviso se fue trasladando a las diez plantas del edificio, cuyos trabajadores y visitantes abandonaron el mismo tanto por la zona principal que da a la calle Vargas, como por la parte de atrás, que linda con la calle Tres de Noviembre.

Una silla especial que permite desalojar con un mínimo esfuerzo y por las escaleras a una persona impedida, fue utilizada por primera vez y en ella se desplazó un voluntario que hizo el recorrido desde la 5ª planta.

En el simulacro se contó con la participación de efectivos de Protección Civil y del Cuerpo Nacional de Policía, así como la Policía Local de Santander que ayudó en el exterior en la regulación del tráfico en las calles próximas.

Este es el primer simulacro se lleva a cabo siguiendo el Plan de Autoprotección del Edificio y en el mismo han participado dentro de los equipos de intervención, alarma y evacuación casi 40 personas, además de 29 observadores ajenos al edificio que se encargaron de medir tiempos, número de personas evacuadas, actuaciones de cada equipo e incidencias, entre otras cuestiones.

Tras la finalización del simulacro se llevó a cabo una reunión de evaluación de los resultados del mismo.