De la Vega asiste al funeral de José Saramago en representación del ejecutivo español

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ha asistido en Lisboa, en representación del Ejecutivo español, al funeral en memoria de José Saramago, fallecido el pasado viernes. Durante la ceremonia, celebrada en el Salón de Honor del Ayuntamiento de la capital lusa, Fernández de la Vega ha transmitido el hondo pesar del Gobierno y del pueblo de España por la pérdida “de una persona tan extraordinariamente querida y de un escritor extraordinariamente admirado”.

“Hay personas, ha dicho la Vicepresidenta Primera, que mueven a las ideas, y hay ideas como la humanidad, la compasión, la sencillez y el compromiso que parecen cristalizar en algunas personas”. “José Saramago fue una de ellas, una de esas pocas personas que saben hacer sonar las cuerdas del alma, que saben recordarnos que podemos y debemos tener grandes sueños, tan grandes que nunca los perdamos de vista”.

La Vicepresidenta ha ensalzado la figura de José Saramago, que soñó con una tierra libre de opresión, de miseria y de persecución; “soñó con un mundo en el que los fuertes eran más justos y los justos eran un poco más fuertes cada día”.

El 18 de junio del año 2010 se ensombreció el alma y el corazón de todas las personas que conocieron a José Saramago personalmente o a través de sus libros, ha recordado De la Vega. “Todos nos sentimos huérfanos de su figura tan querida y de sus palabras tan confortadoras, huérfanos de quien tantas veces fue nuestra voz, la voz más humana y más digna”.

La Vicepresidenta ha concluido su discurso con palabras de agradecimiento al escritor: “Millones de personas queremos tomar la palabra para dar las gracias al tejedor de esperanzas, para decir que seguiremos guardando sus sueños, que nunca los perderemos, que hoy, gracias a él, gracias a José Saramago, estamos un poco más cerca de ellos”.