Santander

Declarada en ruina inminente un inmueble en la calle Corceño

-La construcción, de carácter residencial y actualmente deshabitada, presenta un mal estado generalizado y con la cubierta parcialmente derruida, según los técnicos municipales

-El Ayuntamiento da un plazo de siete días a la propiedad para demoler la edificación

-César Díaz asegura que esta resolución es fruto de la labor de control que se realiza desde el Ayuntamiento para garantizar que los propietarios cumplen con el deber de conservación de los edificios de la ciudad

El Ayuntamiento de Santander ha declarado en ruina inminente una edificación de carácter residencial ubicada en la calle Corceño número 36, dado el mal estado generalizado de la construcción y el riesgo inminente de derrumbe.

La resolución se adopta a la vista de los informes emitidos por los técnicos municipales, que alertan del deterioro de la vivienda, y se da un plazo de siete días hábiles a la propiedad para iniciar los trabajos de demolición.

Según ha explicado el concejal de Fomento y Vivienda, César Díaz, se trata de una vivienda actualmente deshabitada, que según datos catastrales data del año 1940, cuyo principal uso es residencial unifamiliar, desarrollada en dos plantas y con una superficie construida total de 340 metros cuadrados.

La cubierta, a dos aguas y con cobertura de teja cerámica, ha sufrido un colapso parcial de la estructura, produciéndose el hundimiento de la misma hacia el interior de la vivienda.

Los informes de los técnicos municipales, ha detallado el responsable municipal, señalan que el inmueble presenta un mal estado generalizado, con la cubierta parcialmente caída, y el resto del edificio en situación de riesgo inminente de derrumbe, derivado del agotamiento que presenta la estructura.

En consecuencia, se acuerda declarar la construcción en ruina inminente y ordenar a la propiedad el derribo en el plazo máximo de siete días hábiles, previa presentación del correspondiente proyecto en el Ayuntamiento.

En el caso de no ejecutarse estos trabajos, la administración municipal podrá acometer el derribo de manera subsidiaria y repercutir después los gastos a los propietarios.

Diaz ha explicado que esta resolución es fruto de la labor de control que se realiza desde los servicios municipales para garantizar que los propietarios cumplen con el deber de conservación de los edificios en buen estado con el fin último de garantizar la seguridad.

Ha recordado, además, que esta labor se complementa con ayudas y bonificaciones para facilitar la conservación y mejora de inmuebles.

You may also like

Comments are closed.

More in:Santander