Denuncian una escalada de sanciones a trabajadores en Álvarez Forestal

screen1812.jpg

El sindicato Comisiones Obreras denunció ayer, a través del responsable de la Federación de Construcción y Madera (FECOMA), Jesús de Cos, el despido de un trabajador perteneciente a Álvarez Forestal, añadiendo que más de una decena de trabajadores taladores de montes han sido sancionados por la empresa, después de que Álvarez Forestal haya intentado, entre otras acciones denunciadas públicamente por el sindicato, imponer un calendario solar de trabajo, que según Jesús de Cos “es horroroso”.

En este sentido, Jesús de Cos recordó que el colectivo de taladores de montes ha tenido siempre “muy difícil” llevar a cabo sus negociaciones, ya que cuando se ha llegado a acuerdos en todo el colectivo, incluyendo al resto de empresas del sector de talado de montes, “se ha respetado hasta la última coma de lo negociado, en todas salvo en Álvarez Forestal”.

Calendario solar

Según el portavoz sindical, “parece mentira” que una empresa como Álvarez Forestal, perteneciente al grupo Armando Álvarez, “que alardean en los periódicos de unos buenos resultados y de tener una plantilla cercana a los tres mil trabajadores, para un colectivo de cincuenta utiliza un calendario solar”.

“Jamás he visto la aplicación de un calendario de estas características”, y Jesús de Cos añadió que detrás de esta imposición del calendario solar podría estar la intención por parte de la empresa de que los puestos de trabajo sean ocupados por trabajadores pertenecientes a empresas de trabajo temporal.

Explicó que el comité de empresa se negó a la aplicación de este calendario, y es entonces cuando la empresa se dirige “con presiones”, aseguró, a los trabajadores. “Los trabajadores se niegan, y a partir de ahí, empiezan los problemas”, agregó.

Jesús de Cos afirmó que actualmente hay entre 12 y 14 trabajadores sancionados con 10 días y pendientes de una sanción de 60 días de empleo y sueldo. Ha existido además el despido de un trabajador de Álvarez Forestal, y según el sindicalista “es imposible negociar” con la nueva dirección de la empresa, ya que “solamente imponen y presionan”.

También añadió que se han comunicado por carta con el presidente del Grupo Armando Álvarez, pero “no nos ha recibido”, y “por lo tanto le culpamos directamente de lo que pasa en la empresa”.