Día estrella de la Semana Santa en Laredo

Este Viernes Santo, 14 de abril, es el día estrella de la Semana Santa en Laredo. A las 12 h., tendrá lugar el Vía Crucis en la iglesia gótica de Santa María de la Asunción, Monumento Nacional, enclavada en el corazón histórico de Laredo: la Puebla Vieja.

La celebración de la Muerte del Señor se conmemorará a las 18 h. en la iglesia clasicista de San Francisco, s.XVI-XVII, situada a la vera del Camino de la Costa o del Norte que siguen los peregrinos que van a Santiago de Compostela, en la Rúa San Francisco, arteria principal de El Arrabal de la Mar, primer ensanche de la villa pejina que tuvo lugar en el siglo XIV, declarado junto con la Puebla Vieja, Conjunto Histórico – Artístico en 1970.

A las 19.30 h. la cita vuelve a ser la iglesia Santa María de la Asunción y, quienes acudan se reunirán para oír La Pasión, Adorar La Cruz, Pedir por todos los Hombres y Comulgar a Cristo. El Coro Parroquial acompañará los cultos.

A continuación la “Procesión de la Soledad”, acto central de la Semana Santa laredana, declarada de Interés Cultural Regional y, que está patrocinada por el Ayuntamiento de Laredo, recorrerá las rúas del conjunto histórico – artístico de la Puebla Vieja pejina. Desde 1889 se viene celebrando esta tradicional procesión, una de las más antiguas de Cantabria que concita una gran expectación por el valor artístico y religioso de los pasos, algunos de los cuales datan del siglo XVII.

Ocho son los pasos que procesionarán, y saldrán del templo parroquial para procesionar por el siguiente itinerario:

Rúa Santa María – C/ Revellón- Plaza de la Constitución – Casa de Cultura Dr. Velasco, donde tendrá lugar la alocución y se cantará la Salve Marinera- C/ Doctor Velasco hasta la carpa instalada en los jardines de la Casa de Cultura Dr. Velasco donde quedarán expuestos al público:

Viernes Santo, 14: desde la finalización de la procesión hasta las 23 h.

Sábado Santo, 15: De 10 h. a 22 h.

Domingo de Pascua: De 10 h. a 22 h.

El orden en el que procesionaran los pasos y peñas es el siguiente:

Adoración en el Huerto”, portado por el Club de Remo de Laredo. Acompaña Peña “Asociación Musical La Salvé”.

El Nazareno” portado por la Peña “El Ruido”.

La Dolorosa” portado por Cruz Roja de Laredo.

Cristo de la Buena Muerte” portado por la Cofradía de Pescadores San Martín de Laredo. Acompaña la Peña “Los Pejinos”.

La Piedad” portado por la Peña “Los Pejinos”.

Santo Sudario” portado por el Club de Remo de Laredo.

Santo Entierro” portado por familias laredanas. Acompaña la peña “Tío Simón”.

La Soledad” portada por la Brigada Municipal del Ayuntamiento de Laredo.

Cerrarán la procesión las Autoridades Civiles y Eclesiásticas.

A la altura de la Plaza de Cachupín los pasos, como es tradición desde 1889, girarán en dirección al mar para “bailar las andas” como es costumbre hacerlo desde entonces para conseguir la bendición y buenas costeras de pescado.

Mención especial merecen los pasos conocidos como “Cristo Yacente del Santo Entierro”, y los de las imágenes de la “Virgen de los Dolores o Nuestra Señora de la Soledad” y “Virgen de la Soledad·”.

El Cristo Yacente del Santo Entierro”, datado en el siglo XVII, es un Cristo articulado en cuello y hombros a través de goznes cubiertos por un lienzo policromado que reposa en una urna de cristal con bastidores dorados. La articulación de la talla se realizó para la llevar a efecto el Desenclavo de Cristo, rememorando el descendimiento de la Cruz tras su fallecimiento, acompañado por la plática de un padre predicador.

Se trata de una escultura en madera de nogal de un gran valor y una alta calidad artística que aúna características de los estilos manierista y barroco. Su autor fue el maestro escultor Pedro Albo Calzada, vecino de Seña, por encargo del laredano Mateo de Escalante Hoz, capitán y armador de galeones , para su ubicación en la ermita de la Soledad, situada junto a su casa en la Atalaya , de la cual él mismo y su esposa María Cruz Cerviago fueron los fundadores y patronos.

La “Virgen de los Dolores” o “Virgen Nuestra Señora de la Soledad” es una pieza escultórica realizada en madera de nogal que data de 1664, encargo del maestro de arquitectura Bartolomé Martínez y del capitán y armador de galeones laredano, Mateo de Escalante Hoz para el retablo de la capilla de Nuestra Señora de la Soledad de la ermita anteriormente citada situada en la Atalaya junto a su casa. El escultor Pedro Albo Calzada, vecino de Seña, será quien realice la obra: cara y manos cruzadas. El importe de esta talla fueron trescientos cincuenta reales de vellón. En 1769 la imagen de “Nuestra Señora de la Soledad” ya se encontraba en la Capilla de la Santísima Trinidad de la iglesia parroquial Santa María de la Asunción.

Uno de los mantos que luce esta imagen fue donado por la laredana Gregoria Lombana Ruiz.

En 1954 el pintor afincado en Laredo Francisco Velasco, sobrino del benefactor laredano Doctor Federico Velasco, realiza la hermosa talla de la “Virgen de la Soledad” por encargo de la Cofradía de la Santa Vera – Cruz y de la Santísima Virgen de la Soledad. Se trata de una imagen cuyo bello rostro refleja todo el dolor contenido de una madre por la pérdida de su hijo. Las manos también son de gran expresividad. El artista se inspiró en dos laredanas para realizar el rostro y las manos de esta bellísima imagen de la Virgen de la Soledad, de gran devoción entre los laredanos, cuya contemplación no deja indiferente a nadie.