Diego afirma que la “preocupación principal” es la seguridad de los vecinos de Sebrango y Los Llanos

  • Se utilizarán aviones no tripulados para inspeccionar el terreno

Hoy adelantar acontecimientos tiene una carga de imprudencia”, ha asegurado el presidente de Cantabria, Ignacio Diego, mientras se ha comprometido ante los vecinos de Camaleño a mantenerles permanentemente informados de la situación del argayo que afecta a las localidades de Sebrango y Los Llanos. Para ello, tras la reunión con los técnicos que trabajan sobre el terreno se ha acordado realizar dos medidas de estudio concretas que se llevarán a cabo cuando los técnicos lo aconsejen y tras un periodo de ausencia de lluvias.

 

Diego ha explicado que a través de una empresa especializada y cuando los geólogos entiendan que “se puede trabajar con seguridad”, se llevarán a cabo mediciones radioeléctricas en un área amplio de la zona de mayor riesgo para determinar el volumen de masa que se desplazaría. Por otro lado, tal y como han solicitado los técnicos, se va a realizar un reportaje fotográfico especializado y muy meticuloso con aviones no tripulados que se aproximen al máximo al terreno.

 

De esta forma, se podría determinar si los vecinos pueden volver a sus casas, “en qué momento y con las predicciones más seguras” siempre pensando “en la seguridad de las personas”, afirma Diego.

 

El presidente ha añadido que, de no precipitarse el argayo y continuar latente en el tiempo, en una segunda fase se establecerían medidas “que den garantías de futuro y podamos transmitir márgenes de seguridad suficientes a los vecinos”.

 

El Gobierno de Cantabria ha abierto una partida presupuestaria de emergencia para satisfacer las necesidades que vayan surgiendo y con el objetivo de que se lleven a cabo las medidas de estudio citadas y la toma de decisiones lo antes posible.