• 8 de agosto de 2022

Diego y la espada de Damocles | Editorial

 Diego y la espada de Damocles | Editorial

Ignacio Diego (Archivo)

Ignacio Diego (Archivo)
Ignacio Diego (Archivo)

Al final no era una anécdota. Las cosas pintan complicadas para el presidente de Cantabria y presidente del PP regional, Ignacio Diego, tras conocerse -y estancarse por falta de explicaciones contundentes, medias verdades y mentiras completas- el caso del balneario, que amenaza con ser la definitiva espada de Damocles para el dirigente popular.

Lo cuenta el diario Público, cuando relata que el PP estaría meditando apartar a Diego por ese presunto caso de cohecho (ver enlace). 

El gran problema que tienen siempre los partidos es encontrar al líder adecuado, una persona capaz de aunar en la misma figura tanto la honestidad, como la contención ante las situaciones difíciles, y también el sentido del bien común.

El caso del presunto cohecho del entonces Presidente del PP por su estancia en un balneario pagada por la empresa Aquagest pone una sombra sobre el primero de los parámetros del liderazgo, la honestidad. La presunción de inocencia es un derecho para todas las personas, pero incluso aunque respetamos esa presunción, el informe policial existente deja muy pocas dudas sobre el hecho de que Diego no dijo la verdad en sede parlamentaria.

Por otro lado, la contención brilla por su ausencia en la figura del líder de los populares cántabros. Tenemos que recordar, de nuevo, su aireada arrancada de carteles críticos en su visita al Hospital Sierrallana, una actitud impropia de un líder político.

En cuanto al sentido del bien común, los años de gobierno de Ignacio Diego en Cantabria dejarán para el recuerdo una negra estela de recortes, pero no se ha tratado de recortes ecuánimes o justos aplicados en su justa medida según las capacidades, sino que han sido unos recortes siempre del mismo lado, del lado más débil, de forma que quienes más sufren de nuevo los duros efectos de la crisis y los recortes son los ciudadanos más débiles. Su trabajo, por tanto, no ha respetado el bien común porque se han visto beneficiadas las capas más altas de la sociedad en detrimento de las capas más vulnerables.

No sabemos todavía si la decisión del PP nacional pasará por apartar a Ignacio Diego, pero esperamos que los líderes del PP, con Mariano Rajoy a la cabeza, tengan el buen juicio necesario para tener en cuenta todos estos factores a la hora de sopesar si la figura de Diego es apta para representar al PP.

Con la que está cayendo, es probable que los populares prefieran desligarse de perfiles públicos que no ofrezcan las suficientes garantías a unos ciudadanos asqueados por la terrible lacra de la corrupción y por unos recortes que ya han durado demasiado tiempo.

El tiempo dirá si la espada de Damocles caerá sobre la cabeza política del presidente cántabro.

 

Compartir:

David Laguillo

https://www.cantabriadiario.com

David Laguillo (Torrelavega, 1975) es un periodista, escritor y fotógrafo español. Desde hace años ha publicado en medios de comunicación de ámbito nacional y local, tanto en publicaciones generalistas como especializadas. Como fotógrafo también ha ilustrado libros y artículos periodísticos. Más información en https://www.davidlaguillo.com/biografia