El Ayuntamiento prepara nuevos planes contra el despilfarro

El alcalde afirma que el equipo de gobierno actúa “con anticipación y responsabilidad” 

 

El Ayuntamiento de Santander prepara un nuevo plan de ajuste y control del gasto, siguiendo así con su política de aplicación de medidas de austeridad en tiempos de crisis, según anunció el alcalde, Íñigo de la Serna.

De la Serna indicó que la puesta en marcha de planes de austeridad y de promoción en la actividad económica a partir del año 2008 han producido un efecto positivo, con la contención del gasto corriente y un endeudamiento que en 2009 se situó un 13 por ciento por debajo del existente en el año 2006.

De la Serna adelantó que en breve se mostrarán las líneas básicas de esta política de austeridad en el gasto, que se viene a sumar a medidas ya adoptadas con anterioridad.
Así, el equipo de gobierno municipal prevé tener preparada y llevar al pleno del próximo mes de julio una modificación presupuestaria con los reajustes en el gasto que se van a aplicar a partir de su aprobación.

Además, se están planteando otra serie de medidas de ajuste y control del gasto que se irán poniendo en práctica a lo largo del año.

Planes de austeridad y de promoción económica

Las medidas de austeridad en el gasto adoptadas hasta ahora han implicado la congelación desde 2008 de los sueldos de la Corporación y de los cargos de confianza, que ahora se bajarán en un 15 por ciento en el caso del alcalde (5 puntos por encima del 10% que le correspondería siguiendo los criterios de la FEMP) y en un 7 por ciento en el de los concejales, la misma cuantía en la que se recortarán los salarios de los asesores de gabinete de Alcaldía y de comunicación, así como el director de la Escuela Municipal de Fútbol, mientras que la reducción será del 9 por ciento en el caso de los directores generales y del 5 por ciento para los auxiliares de los grupos políticos municipales.

También han incluido el ahorro energético conseguido a través de la optimización de equipos informáticos y de la implantación de tecnología LED en la red de semáforos, entre otras cuestiones.

Los planes de austeridad en el gasto y de promoción económica se empezaron a aplicar ya en el año 2008, con una serie de 20 medidas englobadas en el primer Plan de Promoción Económica en la ciudad, a las que se sumaron el año pasado otra serie de actuaciones de carácter marcadamente social y que tenían como objetivo fundamental la ayuda a las familias y a quienes más lo necesitan.

Estos dos planes anticrisis contemplaban, por un lado, una serie de medidas fiscales para apoyar a las familias y las empresas, a través de las cuales 2.760 familias han fraccionado, sin intereses, el pago del IBI y del Impuesto de Vehículos; y 844 emprendedores se han beneficiado de la congelación de la tasa de apertura de nuevos establecimientos.

La reducción del 50 por ciento de los costes de instalación en el Centro de Promoción Empresarial Municipal ha hecho posible la instalación de 7 nuevas empresas, que han creado 11 puestos de trabajo, y más de 700 personas han participado en los cursos de formación sobre la creación de empresas y soluciones para las micropymes.

Otras de las medidas de promoción económica benefician a las actuaciones incluidas en los ARI, con la exención de la licencia de obras y la bonificación del 50 por ciento del impuesto de construcción.

El Ayuntamiento ha promovido la actividad turística con la puesta en marcha de la iniciativa “Santander Findepack”, con promociones y descuentos para atraer al mayor número de visitantes a la ciudad, sobre todo jóvenes y especialmente durante los fines de semana y puentes.

Los dos planes de promoción económica han servido, además, para que 52 jóvenes hayan accedido a la compra de una vivienda a través de la Hipoteca Joven, que ofrece condiciones más ventajosas que las del mercado.

La ampliación de las ayudas a las comunidades de propietarios en la renovación de las redes particulares de abastecimiento de agua, que han pasado de cubrir el 30% al 80% del coste total, y la gratuidad de las actividades del Instituto Municipal de Deportes para los hijos de personas en situación de desempleo son otras de las iniciativas que se han llevado a cabo.

Congelación de tasas e impuestos municipales

Con el comienzo de este año 2010, en un nuevo gesto de solidaridad y coherencia con la difícil situación económica de muchas familias de la ciudad, el Ayuntamiento decidió congelar los impuestos, precios públicos y tasas municipales, y rebajar algunos de ellos, como la tasa de agua y alcantarillado, que bajó un 1,4 por ciento; el tipo impositivo del IBI, que descendió un 10%, al pasar del 0,557 al 0,507; y aplicó la reducción máxima prevista -el 60 por ciento sobre el nuevo y mayor valor del terreno que haya fijado el Ministerio- al Impuesto de Plusvalías, cuyo tipo impositivo ha reducido también el Ayuntamiento en un 4,5 por ciento.

Además de la congelación de los impuestos y tasas, el equipo de gobierno mantuvo las bonificaciones en los impuestos del IBI, Vehículos, Agua, Basuras y Alcantarillado, IMD y Conservatorio Municipal de Música para las familias numerosas, así como la gratuidad total en el TUS. Las mismas bonificaciones que también disfrutan los pensionistas de Santander y las personas con discapacidad.