El Colegio de Médicos de Cantabria organiza una charla sobre la importancia de la leche y productos lácteos en la alimentación actual

-Ángel Gil Hernández interviene mañana, día 14 de mayo en las Jornadas de Gastronomía y Salud del Colegio de Médicos, a partir de las 19,30 horas

El presidente de la Fundación Iberoamericana de Nutrición, Angel Gil Hernández, hablará sobre la Importancia de la leche y productos lácteos en la alimentación actual, dentro del ciclo Gastronomía y Salud, que organiza el Colegio de Médicos de Cantabria, y que cuenta con la colaboración del Igualatorio Cantabria y la Academia de Gastronomía de Cantabria.

La Jornada se celebrará mañana martes, día 14 de mayo, en el Salón de Actos del Colegio a partir de las 19,30 horas. La entrada a la Jornada es libre, hasta completar el aforo del Salón de Actos del Colegio.

Angel Gil, miembro del Departamento de Bioquímica y Biología Molecular, Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos, Centro de Investigación Biomédica, Universidad de Granada, explica que la leche y los productos lácteos forman parte de la dieta humana desde hace miles de años.

Sin embargo, asegura que más allá de su valor nutricional, “la leche es objeto de investigación continua para dilucidar la relación entre su consumo y la salud humana”.

El presidente de la Fundación Iberoamericana de Nutrición recalca que la leche tratada industrialmente, “ha supuesto un gran avance en la nutrición humana, especialmente desde el punto de vista de seguridad alimentaria, al evitar las infecciones por microorganismos patogénicos, y desde el punto de vista nutricional, ya que el consumo regular en numerosos países ha servido de vehículo de nutrientes de elevada calidad biológica y, además, de manera confortable y asequible”.

Igualmente, insta a seguir las principales recomendaciones de consumo de alimentos, guías y objetivos nutricionales alimentarios que establecen su inclusión en una dieta variada y saludable.

Angel Gil, recalca que la leche se considera un “alimento básico y equilibrado, que proporciona un elevado contenido de nutrientes en relación al contenido calórico, es decir, una excelente densidad nutricional. El valor nutricional de la leche es superior al de la suma de todos sus componentes, lo que se explica por su particular equilibrio de nutrientes”.

En este sentido destaca que la leche aporta proteínas de alto valor biológico e hidratos de carbono, “fundamentalmente en forma de lactosa, además de grasas, calcio, magnesio, fósforo, zinc y otros minerales, así como vitaminas del complejo B y vitaminas A y D, todos ellos con importantes funciones en el organismo”.

Asimismo, explica que el consumo de la leche es “apropiado para todas las edades, ya que la evidencia científica actual así lo indica “y está basada en el estudio del consumo de leche y productos lácteos en cohortes de cientos de miles de personas, así como en estudios de intervención aleatorizados”.

Por último, matiza que recientemente se ha publicado que el consumo de lácteos se asocia a un menor riesgo de mortalidad y de eventos cardiovasculares tales como enfermedad coronaria, infarto, fallo cardiaco e ictus en el estudio prospectivo PURE (Prospective Urban Rural Epidemiology), que incluye más de ciento treinta mil sujetos de edad entre 35-70 años de 21 países en cinco continentes.