El gobierno de Cantabria asegura que hará lo que sea necesario para recuperar el dinero del Racing

 

  • El gobierno tacha como “deplorable” la gestión del anterior ejecutivo presidido por Miguel Ángel Revilla (PRC)

 

El gobierno de Cantabria ha salido hoy al paso de unas declaraciones de AUPA (Asociación Unificada de Pequeños Accionistas) en las que la asociación afirmaba que el ejecutivo cántabro ‘da por perdida’ la inversión en el Racing de Santander.

El ejecutivo presidido por Ignacio Diego (PP) afirma que ‘para mayor tranquilidad’ el Gobierno se compromete a llevar a cabo cuantas acciones en el ámbito judicial sean necesarias para ‘recuperar el dinero invertido y defender los intereses de todos los cántabros’, informó el gobierno en un comunicado.

Las acciones judiciales irán destinadas a recuperar los fondos ‘dilapidados’ en el Racing y a ‘depurar las responsabilidades’ de quienes no actuaron siguiendo los principios de prudencia y responsabilidad en el uso de fondos públicos.

‘No sólo en el ámbito de los más de 7 millones de euros colocados en el Racing sin las suficientes garantías de recuperación, sino que además se trabajará por exigir las responsabilidades a quienes haciendo uso de una chapuza financiera que roza lo surrealista, y muy poco procedente en una administración pública, otorgaron recursos en base a la titulización de la marca “Racing” por valor de más de 22 millones de euros’, apunta el ejecutivo.

‘CANTUR está dando los pasos que legalmente debe de seguir para recuperar su posición en el Racing y, en cumplimiento de lo estipulado en los acuerdos y contratos firmados por los Consejeros Agudo y Marcano en Zurich, ha planteado una solicitud de arbitraje ante la Corte de Arbitraje de la Cámara de Comercio de Madrid’, detalla el gobierno.

El gobierno de Diego reconoce que los pasos están siendo ‘más lentos de lo que todos deseamos’, ‘pero que no le quepa la menor duda a ningún cántabro que haremos todo cuanto esté en nuestras manos para revertir una deplorable gestión del Gobierno de Revilla, que ha dado lugar a la actual situación de incertidumbre absoluta tanto accionarial como deportiva’.