El ‘lobby’ del ‘fracking’ quiere tentar a los ayuntamientos con tasas de 300.000 y 600.000 euros por cada pozo

  • El ‘fracking’ suscita un fuerte rechazo social en Cantabria
(Archivo) Marchas contra el 'fracking'
Manifestación contra el ‘fracking’ / Archivo

El grupo de presión (‘lobby’) Shale Gas España, que agrupa a varias empresas interesadas en la polémica técnica de fractura hidráulica (‘fracking’) ha asegurado hoy que el ‘shale gas’ será un factor ‘clave para dinamizar la economía local’. En este sentido, Shale Gas España afirma que los ayuntamientos recibirán entre 300.000 y 600.000 euros por cada pozo exploratorio en concepto de impuestos locales y tasas.

Este grupo afirma que los primeros pozos exploratorios en España podrían realizarse en 2016 y la inversión por pozo se situará entre los 10 y los 20 millones de euros. Esta cifra variará dependiendo del tipo de pozo, las características de la formación o la profundidad a la que se tenga que perforar, con lo que con esta inversión por pozo, los Ayuntamientos recibirán entre 300.000 euros y 600.000 euros en concepto de impuestos locales y tasas, sobre una base de un 4% del Impuesto sobre Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO). Estas cifras pueden variar dependiendo de las políticas impositivas de cada municipio, matiza Shale Gas.

A esta cantidad se deberá añadir los beneficios adicionales que el Gobierno ha propuesto mediante la modificación de la Ley de Hidrocarburos, que revertirán “con especial intensidad en las comunidades autónomas y en los municipios donde se ubiquen tales actividades” porque cada sondeo en tierra, ya sea de exploración o de producción, pagará un canon de 125.000 euros. Además el 1% de la producción se repartirá entre todos los propietarios de los terrenos situados sobre los yacimientos de los que se extraigan hidrocarburos.

También se establecen impuestos a la producción de gas natural no convencional de entre el 1% y el 4% de la producción. Los beneficios se deberán complementar con la “Obligatoriedad de un compromiso social con las comunidades locales en las que se desarrollen actividades de exploración y producción de hidrocarburos.”

El ‘fracking’ ha suscitado un fuerte rechazo en Cantabria, donde han tenido lugar manifestaciones con la participación de miles de personas y donde el Parlamento de Cantabria aprobó una pionera ley para prohibir el ‘fracking’, que fue suspendida por instancias estatales superiores al parlamento regional.