El PP mantiene a Labat en seis Consejos de Administración, según informa el PSOE

El PP mantiene a Labat en seis Consejos de Administración, según informa el PSOE

El equipo de Gobierno (PP) mantiene a Pedro Labat, quien firmó el “autocontrato” de Gerardo Pombo como director general del Mundial de Vela Santander, en seis Consejos de Administración municipales.

 

En concreto, el equipo de Gobierno ha designado a Labat como Secretario en los Consejos de Administración del Patronato de la Fundación Santander Creativa; de Mercasantander; de Cementerio Jardín de Cantabria, S.A.; de Palacio de la Magdalena, S.A. de Santander; como vocal en el Servicio Municipalizado de Transportes Urbanos (TUS) y como asesor de la Plaza de Toros de Santander, S.A.

 

Así se especifica en una respuesta a la solicitud de información cursada por la portavoz del Grupo Municipal Socialista, Judith Pérez Ezquerra.

 

Sin embargo, el equipo de Gobierno no da cuenta de las cuantías que ha percibido anualmente el señor Labat de las arcas municipales sino que los ‘populares’ remiten a la portavoz socialista a realizar una nueva solicitud de documentación a cada uno de los Consejos de Administración, a excepción del TUS, en el que se informa lo que percibió en 2013 “en concepto de dieta por asistencia a reuniones”.

 

Dichas cuantías van a ser requeridas inmediatamente por el Grupo Municipal Socialista, que, además, también solicitará que se detalle si Labat tiene algún contrato con el Ayuntamiento, similar al que el equipo de Gobierno ha firmado con José María Real del Campo.

 

Los socialistas consideran “sorprendente” que Labat continúe como asesor del equipo de Gobierno después de que éste esté implicado en el “autocontrato” con fraude de ley del Mundial de Vela, según ha ratificado el Tribunal Superior de Justicia de Cantabria.

 

 

Además de estar implicado en el “autocontrato” del Mundial de Vela, Labat es secretario de los Consejos de Administración de las empresas públicas municipales en las que se han producido “importantes irregularidades contables” por las que están inmersas en procedimientos judiciales, además de la intervención del Tribunal de Cuentas, y donde “no se ha depurado ninguna responsabilidad política por esos hechos y donde siguen al frente las mismas personas”.