El PP tampoco ofrece nada nuevo ¿será imprescindible un tercer partido con fuerza?

{xtypo_dropcap}E{/xtypo_dropcap}n los últimos días, o quizá meses, asistimos a varios hechos curiosos en la política nacional. El primero, que casi nadie discute ya, es la debacle total y la pérdida del norte del partido que manda en el gobierno, el PSOE con Zapatero a la cabeza y sus medidas represivas contra las economías familiares y contra los más desfavorecidos, llevando la contraria al ideal socialista-obrero que se supone debería gobernar sus pensamientos y acciones.

Por otro lado, tampoco vemos nada esperanzador en el principal partido de la oposición.
El PP de Rajoy está instalado en la ‘nadería’, en la inactividad más absoluta mientras contempla cómo se desmorona el partido del gobierno. El PP, a día de hoy, todavía no ha sido capaz de explicar cuáles serían sus ‘recetas mágicas’ para solventar la crisis y conseguir salir adelante. Se limitan a decir que la gran novedad sería ‘cambiar de gobierno’, sin detallar qué es lo que ellos harán cuando lleguen a la Moncloa -si es que llegan, que todo son hipótesis-. Y si llegan a La Moncloa, sin duda no será por sus propios méritos sino por errores del contrario.
 
¿Será quizá necesaria la irrupción de un nuevo partido en la política española? El bipartidismo férreo no es sano para la democracia, porque polariza y destruye excesivamente sensibilidades y acciones, por ese motivo quizá es verdaderamente necesaria la entrada de un partido nuevo -o quizá no tan nuevo- en la vida política española.
Además de UPyD, lo más destacado recientemente ha sido el resurgir, como si volviendo a nacer de sus propias cenizas se tratase, del mítico partido Centro Democrático y Social (CDS), que fundó Adolfo Suárez. Quizá, partidos nuevos, o refundidos de antiguas formaciones con solera y fondo político, puedan ser la solución para salir del asfixiante gráfico bicolor en el que nos encontramos. No afirmamos que el CDS sea una salida, pero sin duda hacen falta otras opciones más allá del dilema PSOE-PP. ¿Será el CDS? ¿Será UPyD?.
 
Izquierda Unida (IU) era una gran alternativa por el lado de la izquierda, pero nunca fue una opción que agrupase ‘de verdad’ a toda la izquierda ‘unida’, y su fracaso evidencia el error del planteamiento.
Ahora, usted está a un lado o a otro, no cabe la posibilidad de ‘otra esquina’, y es una situación poco alentadora no poseer la opción de votar a la ‘tercera esquina’. Para conseguir una verdadera limpieza democrática y sanear la vida política española, lo realmente necesario ahora es la irrupción con más fuerza de nuevas opciones políticas, y superar de una vez la selección simple y reducida entre dos colores.
 
El mundo tiene muchos más colores que dos, necesitamos más colores, y más opciones para elegir la fuerza política que nos pueda representar con más exactitud que dos grandes partidos -el PSOE y el PP- con diferencias que en la actualidad se muestran muy difusas, casi inexistentes, en acciones y obras.