El Racing logra la primera victoria de la temporada frente al Málaga de Muñiz

CON GOLES DE ARANA Y MORRIS

 

El partido de Málaga ya es historia. Ahora sólo toca pensar en el F.C. Barcelona (Martes 22 a las diez de la noche en Los Campos de Sport). Estas dos frases resumen el mensaje transmitido esta noche por el técnico verdiblanco, Juan Carlos Mandiá, una vez que concluyó el partido de La Rosaleda. Cierto que el Racing venció (1-2), verdad que alcanzó una excelente victoria, la primera de la temporada, gracias a dos sobresalientes goles de Arana y Morris, pero realidad, sobre todo, que la afición verdiblanca lo que ahora quiere es disfrutar del espectáculo y la posibilidad de un gran encuentro que significa la visita del pentacampeón de la pasada campaña, el cuadro azulgrana. El primer equipo ya demostró en Málaga su capacidad de comprometerse y ahora resta encontrar el apoyo para una de las citas más esperadas de toda la campaña.

A LA TERCERA Y CUATRO PUNTOS EN DOS SALIDAS

Para que fuera cierto que los racinguistas iban a recibir al Barça con cuatro puntos en su haber (apenas cumplidas tres jornadas y con dos actuaciones a domicilio) el equipo hubo de funcionar como tal. Acudió a la Costa del Sol en busca de un éxito y lo alcanzó, si bien antes debió saber, hasta al agotamiento, lo caros que son los triunfos en Primera División. Enfrente estaba un cuadro con hambre de éxitos al que se supo contener. Posteriormente, hubo la capacidad suficiente para dar los golpes definitivos e incrementar el haber verdiblanco con tres nuevos puntos.

Al tercer partido fue la victoria. El Racing retorna de su doble salida a Madrid y Málaga con un excelente balance y, sobre todo, con el convencimiento de que hay mimbres y fútbol suficiente para dar alegrías a su afición. Y la primera satisfacción llegó porque en el primer tiempo se resistió sin apenas agobios. Con un bloque presionante, abierto y disciplinado, el conjunto malacitano no lo tuvo nada fácil. Amagó en los minutos 4 y 10 con dos testarazos de Valdo, uno se fue desviado y otro lo atajó Toño. Hasta el 32 no hubo más opciones para los blanquiazules. Esta afirmación prueba la eficacia del trabajo de contención en la zaga, la labor abnegada de los centrocampistas Lacen y Diop, bien apoyados por Munitis, Arana y Diop.

DE MENOS A MÁS

Empezó, así, el once racinguista a ambicionar más. Las coladas de Arana y Serrano por las bandas, además de su quehacer defensivo, facilitaron que a un remate desviado y con la rodilla de Baha, respondiera Munitis, en el 35, con un cabezazo desde el exterior del área que llevó el balón fuera pero ajustado a la base del poste. Era el aviso de la jugada que en el minuto siguiente, el 36, iba a significar el aviso sin contemplaciones. El hispanosuizo Alex Geijo protegió, como sólo él sabe hacer, un cuero al borde del área, rodeado de contrarios y tuvo la visión y habilidad para saber tocar entre dos rivales y dejar a Arana de cara al gol. El sevillano hizo el resto y cruzó la bola al fondo de la portería Era su primer tanto en la máxima categoría del fútbol y la diana que abría el camino hacia el triunfo.

El Racing había ido de menos a más. De asegurar la eficacia defensiva a pensar en perforar la meta andaluza. Mas, pasado el descanso los esta vez verdinegros tenían que superar otra dificultad: la ofensiva sin paliativos de un rival inconformista. El Málaga subió el ritmo de su juego, adelantó líneas al máximo posible y disparó desde cualquier posición. Los jugadores del ex entrenador racinguista Muñiz tuvieron sus ocasiones, con un remate ladeado de Edinho y dos jugadas más en las que el delantero no llegó por poco a pases cruzados desde las bandas. Tardó algunos minutos en conseguirlo, pero el bloque cántabro terminó por volver a dejar las cosas en su sitio.

En medio de todo ello el guante que es el pie izquierdo de Duda envió, al saque de una falta directa, el balón a las mallas verdiblancas. Era el minuto 71. Aún restaba mucho. Los racinguistas no se quedaron en la molicie del empate, sino que de nuevo buscaron cumplir las órdenes de Mandiá. Tocaron rápido el esférico. Insistieron en la presión sobre el contrario. Mantuvieron el orden de las líneas. Jugaron bastante juntos y hasta se aproximaron con osadía al área malagueña. Pasados los apuros derivados de un Málaga ambicioso, llegó, a once minutos del final, la diana del sudafricano Morris. Ya amagaba el Racing en avances incordiantes cuando, al saque de una falta, el central atinó a propinar un modélico cabezazo. El balón se fue a las cercanías de la base del poste y certificó el triunfo cántabro. Aún restaba la reválida de los desesperados ataques blanquiazules. Hubo que cumplir con la ley del fútbol de sufrir hasta el final. Incluso, en el minuto 93, el último de juego, un tremendo lío en el área verdinegra puso a todos el corazón en un puño, porque aquello no se resolvía para bien ni para mal. El silbido del colegiado zanjó cualquier discusión y firmó la primera victoria cántabra de la campaña 42 en Primera División.

LA ROSALEDA PASÓ, AHORA EL PENTACAMPEÓN

La igualada y combativa cita de La Rosaleda pasó. El técnico racinguista no pudo por menos que resaltar el trabajo global de los suyos. Pero, ya en la sala de prensa, contó con los reflejos necesarios para dar por terminado cuando aconteció en Málaga, victoria incluida a la tercera jornada, y reclamó centrar la atención en la visita, ya, el martes, del F.C. Barcelona. Si importantes son los puntos conseguimos, más relevante es, quizá, la demostración general de que la plantilla sabe sufrir, realizar un gran esfuerzo y entregarse sin reservas. Quizá todo ello se encarnó en la figura de Xisco quien, por el bien del equipo, supo resistir al dolor y sacrificarse. En Málaga se comprobó cuán comprometida está la plantilla con su camiseta. Respondió positivamente a la promesa de técnico en relación con que el objetivo principal es poco menos que, como suele decirse, dejarse la piel en el campo en cada partido. La afición está convencida de ello y el conjunto presto a darlo todo.

FICHA TÉCNICA

Málaga C.F.: Munúa, Gaspar, Jesús Gámez, Welligton, Duda; Juanito, Benachour (Apoño m. 46), Valdo (Forestieri m. 52), Obinna, Luque (Edinho m. 65) y Baha.

Racing: Toño, Pinillos, Henrique, Morris, Sepsi, Lacen, Diop, Arana (Luis García m. 78), Munitis, Serrano (Moratón m. 84) y Geijo (Xisco m. 68).

Árbitro: José Luis González González, Comité Castellano Leonés. Amonestó a Morris m. 12, Benachour 21, Diop 37, Juanito 42, Lacen 58, Gámez 78, Xisco 86 y Munitis 88.

Goles:

0-1 M. 36 Excelente jugada de Geijo, tras de recibir un balón de espaldas al área malagueña, se movió con habilidad y de preciso toque dejó solo a Arana quien cruzó por bajo ante la salida de Munúa.

1-1 M. 71 Falta por la izquierda, a unos ocho metros del borde del área, Duda ejecutó con precisión y fuerza a la derecha de Toño y marcó.

1-2 M. 79 Falta a favor del Racing desde la banda derecha, por derribo a Serrano. Tocó Lacen y Morris cabeceó desviando la trayectoria del balón a la base del poste izquierdo.

Incidencias: Tercer partido de Liga, disputado a las ocho de la noche en el estadio de La Rosaleda, ante 21.175 espectadores. Se guardó un minuto de silencio por el fallecimiento del ex defensa malaguista Araez. El Málaga botó seis saques de esquina, por ninguno el Racing. El cuadro cántabro vistió su segunda equipación, mitad verde y mitad negra, con una media de cada color.

David Laguillo

https://www.cantabriadiario.com

David Laguillo (Torrelavega, 1975) es un periodista, escritor y fotógrafo español. Desde hace años ha publicado en medios de comunicación de ámbito nacional y local, tanto en publicaciones generalistas como especializadas. Como fotógrafo también ha ilustrado libros y artículos periodísticos. Más información en https://www.davidlaguillo.com/biografia