Deportes

El Racing se asoma al abismo

Pese a la actuación de Canales, que marcó otro gol antológico, y Coltorti, que evitó una derrota más abultada, el equipo ofrece una mala imagen a cuatro partidos del final de la temporada y queda a cuatro puntos del descenso

 

Mala pinta tiene el enfermo. Y lo que es más preocupante, mala pinta tiene el médico encargado de la sanación, Miguel Ángel Portugal, quien hoy en El Sardinero ha dado muestras de estar perdiendo el rumbo que hasta ahora con tanto acierto había mantenido, con cambios inexplicables para la mayoría de los que hemos presenciado el encuentro. Si a esto unimos la presencia hoy en Santander de un rival ambicioso, con una plantilla larga y compensada, con un plan de juego vistoso y descarado y la visita de Iturralde, el árbitro más insoportable del fútbol español (y miren que es difícil el título) todo conduce al resultado de hoy.

Pero la primera parte no dio pistas de lo que sería después el encuentro, más bien al contrario. Al ímpetu esperado del Villareal, que movía el balón con acierto, criterio y calidad, respondió un Racing atento a las ayudas, bien plantado y con un Colsa al mando de las operaciones, la mejor garantía de fútbol en el centro del campo cántabro hasta que se demuestre lo contrario. Y además está Canales, que compensa con calidad sobrada su falta de un gran físico y de paso las carencias de su compañero de ataque, Tchité.

El Villareal puso a prueba en repetidas ocasiones al meta suizo del Racing y éste una vez más presentó su candidatura a permanecer el año que viene en la meta del Sardinero y este verano en la de su selección nacional en el Mundial de Suráfrica, sobre todo con su magistral intervención del minuto 34 en un clarísimo mano a mano. Los cántabros también hicieron intervenir a otro posible mundialista, Diego López gracias a sendas jugadas de Canales y Tchité.

Decisiones sorprendentes

Hasta que llegó el primero de los grandes momentos de Iturralde sobre el césped: señala pena máxima contra el Racing, amonesta a Oriol y al minuto de desdice y señala no la falta fuera del área que reclamaban los cántabros, sino una infracción del Villareal, que además les cuesta amarilla por protestar. Increíble. Decisión sorprendente número uno.

Portugal tuvo también en esos minutos el primero de sus momentos, cuando tras la lesión de Serrano decidió contar con el apático y desentrenado Luis García en detrimento de lo que parecía más lógico: mandar a Canales a la izquierda y sacar al campo a Bolado o Xisco en la media punta. Decisión sorprendente número dos.

Y con el cachondeo generalizado, llegó el momento de Canales en el minuto 38. El chico parece que se olvidó del rival, del escenario y de su futuro y se imaginó en el campo de entrenamiento de La Albericia, tocando distraídamente la pelota mientras espera a que comience el entrenamiento: un toque con el pie, otro con la cabeza, otro con el pecho, otro con la rodilla y balón a la escuadra del Villareal: golazo y alegría desbordante en las gradas. Imagino también la sonrisa de Valdano…

Iturralde, celoso del protagonismo del futbolista, seguía a lo suyo: amarilla a García por una entrada que ni siquiera fue falta y amarilla a Godín por un derribo a Tchité que era roja, debido a que el reglamento no se hizo pensando en el Burundi y a esto lo llama “ocasión manifiesta de gol…”.

Moría así la primera parte con un buen ambiente en el campo, Colsa erigido de nuevo en mariscal de campo, Arana incisivo en banda y Canales a lo suyo: jugar y hacer jugar.

El Villareal, a remontar

En el vestuario se hace algo más que descansar, ducharse, y pegar a los novatos con la toalla. En los vestuarios, al descanso, algunos entrenadores explican los errores de la primera parte, preparan la estrategia para la segunda según como fuera el partido y también animan y motivan a los suyos cuando se requiere. Y algo de eso debió pasar en el vestuario visitante, porque los de Castellón salieron en la segunda parte dispuestos a la remontada, con ganas y fuerza, lo que unido a su calidad, es sinónimo de gol. Los amarillos rondaban el área cántabra, ponía a prueba a Coltorti y sobre todo, a Cristian desde que ésta viera la amarilla. Esta situación es sintomática, un entrenador de regional se hubiera decidido por la sustitución, habida cuenta de que los hombres de Garrido vieron el filón. Pero el caso es que el Racing no tiene sustituto para el lateral izquierdo.

Canales seguía alegrando a Valdano con su calidad, pero a Colsa se le iba acabando la gasolina y la banda izquierda referida era un coladero, ya que Luis García decidió jugar a esto del futbol andando, y Cristian no daba para todo. Portugal tomó la decisión sorprendente de dejar al equipo sin delanteros al sustituir a Tchité por un Bedia, falto de rodaje. Colcorti paraba todo lo que podía, pero el empate se veía venir, y fiel a su cita, llegó en el 24 de la segunda.

Portugal seguía sorprendiendo, y ante la bronca de la grada, Luis García se fue a la ducha sustituido por Xisco. Cambio táctico, no por lesión, según ha declarado el burgalés en rueda de prensa. Iván Bolado se hacía cruces, como los aficionados que radio en mano u ojo puesto en el marcador asistieron a los goles del Valladolid en Gijón. Flaco favor hoy de los de “Manolín” Preciados… El Racing se atascaba por momentos pese a los intentos de Canales, el público se echaba las manos a la cabeza con el gol del Málaga e Iturralde seguía dando su particular y lamentable espectáculo con su errático criterio a la hora de mostrar tarjeta.

Coltorti seguía haciendo muy bien su trabajo, hasta que a menos de diez minutos para el final no pudo acertar en el enésimo despeje y el Villareal mató el partido y las ilusiones de puntuar de los santanderinos.

Varapalo para los cántabros que ven peligrar seriamente sus aspiraciones de mantener la permanencia, habida cuenta de los resultados esperanzadores de sus rivales en la lucha por evitar el descenso y de las malas sensaciones transmitidas desde el césped y desde el banquillo y la semana que viene, duelo de muerte en Tenerife: ojala Canales y Coltorti tengan un gran día…

Lesión grave de Serrano

Y como las desgracia no vienen solas, llegan malñas noticias de los servicios médicos del equipo. Óscar Serrano se perderá lo que resta de temporada debido a la lesión producida hoy en el terreno de El Sardinero. Tras las pruebas realizadas al final del partido al futbolista, el club han confirmado que el jugador padece una rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda.

El centrocampista verdiblanco recibirá esta semana un tratamiento antiinflamatorio para ser intervenido quirúrgicamente la próxima semana. Las primeras estimaciones indican que Óscar Serrano estará entre seis y ocho meses apartado de los terrenos de juego.

Otro problema para Portugal.

 

You may also like

Comments are closed.

More in:Deportes