Fútbol, porno y Torbe

EDITORIAL -. El ínclito Ignacio Allende, alias ‘Torbe’, lleva dos meses en la cárcel acusado de graves delitos relacionados con su repulsiva (y frenética) actividad pornográfica. La novedad se ha desvelado ahora, cuando se ha sabido que varios jugadores de fútbol podrían estar implicados en otra de las actividades de ‘Torbe’: la organización de orgías en las que, incluso, podría haber maltrato a las mujeres, alguna de ellas menor de edad.

‘Torbe’, dueño de la página web ‘Putalocura’ (www.putalocura.com) está en prisión preventiva por presuntos abusos a menores, difusión de pornografía infantil y trata de seres humanos, delitos muy graves y repugnantes, por los que deseamos que pase una buena temporada a la sombra, si se confirma judicialmente la veracidad de los delitos. ‘Torbe’ no es un desconocido para Cantabria. En 2006, ya protagonizó una dura polémica, juicio mediante, con el Ayuntamiento de Torrelavega, a raíz de textos en los que ‘Torbe’ se burlaba de «las feas de Torrelavega» e incluso, para ilustrar sus execrables artículos, utilizaba imágenes de mujeres con discapacidad.

A estas alturas todo el mundo sabe que el mundo del fútbol está podrido, desde la raíz hasta la cumbre, pero la novedad de este asqueroso caso radica en el mal trato a mujeres que podrían haber llevado a cabo algunos jugadores de fútbol españoles, que juegan al más alto nivel porque forman parte de la Selección Española. Las presuntas fiestas sexuales, más conocidas como orgías, incluían el uso de drogas, cocaína según la información de diversos medios de comunicación, y el uso de la violencia para forzar a las mujeres a mantener relaciones sexuales.

El deporte en general, y el fútbol en particular, necesitan una profunda limpieza. Opacidad, transacciones sospechosas, especulación, intereses…todo fuera del ámbito estrictamente deportivo, lo cual es bastante triste. El deporte, además de un negocio, es belleza, sana competitividad y espectáculo, y debería estar mucho más limpio de todo ese tipo de órbitas oscuras y seres siniestros. A todos nos gusta ver a dos rivales deportivos que, después de jugar el partido, se dan la mano amistosamente e incluso intercambian camisetas. Eso es deporte.

Por fortuna, la mayoría de los futbolistas y los deportistas son gente sana, y alejados de este tipo de turbias actividades. Igual que la necesaria limpieza en la política, todos debemos contribuir para limpiar el deporte de este tipo de fuerzas oscuras.

David Laguillo

https://www.cantabriadiario.com

David Laguillo (Torrelavega, 1975) es un periodista, escritor y fotógrafo español. Desde hace años ha publicado en medios de comunicación de ámbito nacional y local, tanto en publicaciones generalistas como especializadas. Como fotógrafo también ha ilustrado libros y artículos periodísticos. Más información en https://www.davidlaguillo.com/biografia