• 28 de febrero de 2024

Ganaderos cántabros piden ayuda al Defensor del Pueblo ante el «grave» problema por los ataques de lobos

Compartir:

Las Organizaciones Agrarias UGAM-COAG y UPA han registrado hoy una petición al Defensor del Pueblo ante el grave problema por el que están atravesando los ganaderos por los continuos ataques al ganado.

En su denuncia, las organizaciones agrarias se refieren a las actuaciones del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (en adelante MITERD), porque es conocido que el lobo (canis lupus signatus) es una especie que históricamente ha tenido presencia en zonas de montaña de Cantabria, tratándose de una presencia conflictiva debido a los daños que causa a las cabañas ganaderas.

«Durante siglos fue un animal perseguido y sus poblaciones alcanzaron su nivel más bajo en la década de los setenta del pasado siglo. No obstante, a partir de entonces la consideración del lobo en el medio urbano y periurbano como una especie emblemática implicó un aumento de tolerancia de su presencia, lo que dio lugar a una progresiva recuperación, de tal forma que en el siglo XXI se incrementó tanto su población como su área de distribución, volviendo a estar presente en zonas donde había desaparecido hacía décadas», explican los impulsores de la denuncia.

Recuerdan que en Cantabria se aprobó el denominado Plan de Gestión del Lobo de Cantabria (BOC 03/04/2019), el cual pretende ser un instrumento por el que, de acuerdo a lo previsto en el artículo 46 bis de la Ley de Caza 12/2006, de 17 de julio, se establecen las directrices, medidas y actuaciones para ‘conservar y gestionar las poblaciones de lobo en Cantabria, asegurando su compatibilidad con el desarrollo socioeconómico del medio rural en general y, especialmente, con la ganadería extensiva, y el cumplimiento de las obligaciones legales establecidas en la normativa vigente’.

Para la adecuada gestión de las poblaciones de lobo, minimizar los daños causados, reducir el conflicto social en las zonas afectadas por los daños y erradicar la mortalidad ilegal, se establecen medidas de control de ejemplares, señalándose que las mismas se deben basar en la mejor información disponible, teniéndose en cuenta el carácter adaptativo a las circunstancias cambiantes que inciden sobre la gestión y una orientación preventiva basada en la regulación mediante el establecimiento de cupos de extracción y, en caso necesario, la intervención temprana mediante controles realizados por la Consejería competente, entendiéndose que la minimización del conflicto social favorece la conservación de la especie.

«El problema surge cuando el MITERD y organizaciones conservacionistas iniciaron el procedimiento para incluir a todas las poblaciones de lobo en el Listado de Especies Silvestres de Protección Especial (LESPRE), procedimiento que finalizó con su inclusión, obviándose durante su tramitación el criterio mantenido por las Comunidades Autónomas que se encuentran realmente afectadas por la presencia del lobo», como es el caso de Cantabria.

«Dicha inclusión ha supuesto de facto una judicialización en la gestión del lobo que deviene en la práctica en la imposibilidad de ésta y, consecuentemente, la proliferación exponencial del número de lobos y de los daños causados por estos a las ganaderías de Cantabria», agregan los ganaderos.

El gráfico que ilustra esta noticia recoge una comparativa de daños antes y después de la inclusión de todas las poblaciones de lobo de España en el LESPRE, debiéndose tener en cuenta que en la misma no aparecen reflejados todos los daños provocados por el ataque de lobos, sino únicamente aquellos que han podido ser verificados por la Administración.

«Nos encontramos ante una situación catastrófica, con daños diarios provocados en ganaderías extensivas, que en muchas ocasiones ni siquiera pueden ser indemnizados por la Administración», sentencian.

El colectivo considera que existe una ‘mala fe’ en la actuación del MITERD, con una estrategia ‘perfectamente calculada a los efectos de lograr la proliferación del lobo hasta un número muy superior al necesario para un estado de conservación favorable, obviando los gravísimos daños que ello causa a las explotaciones ganaderas’.

Piden al Defensor del Pueblo que se requiera al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico a los efectos de que remita los informes actualizados de los que disponga en relación a las poblaciones de lobo y una vez se constante que esta especie no cumple con los requisitos que se precisan para su actual protección, se inste que la misma sea excluida del Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial.

Por otra parte, y en tanto se lleva a cabo lo señalado en el párrafo anterior, se requiera al Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico para que remita a la Consejería de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente del Gobierno de Cantabria los informes preceptivos solicitados a los efectos del cumplimiento de lo dispuesto en la Estrategia para la Conservación y Gestión del Lobo (Canis lupus) y su convivencia con las actividades del medio rural.

David Laguillo
Compartir:

David Laguillo

https://www.cantabriadiario.com

David Laguillo (Torrelavega, 1975) es un periodista, escritor y fotógrafo español. Desde hace años ha publicado en medios de comunicación de ámbito nacional y local, tanto en publicaciones generalistas como especializadas. Como fotógrafo también ha ilustrado libros y artículos periodísticos. Más información en https://www.davidlaguillo.com/biografia