Ganar era también posible

El Racing se impone por la mínima al Almería con una gran actuación de Munitis

 

Parece que los emotivos minutos de silencio que se guardan este año ayudan a los buenos resultados de los racinguistas. Así como la primera victoria de la temporada se produjo en El Sardinero tras el homenaje a Labordeta, el minuto de silencia ofrecido hoy en memoria del ex racinguista Arteche, también ha traído algo de suerte al combinado cántabro.

Porque en pocas oportunidades a lo largo de esta Liga, podrá presumir el racinguismo de tal cantidad de disparos a puerta como hoy ante el conjunto de Lillo, que facilitó en gran medida con su endeblez defensiva, la cómoda victoria del Racing. El Racing ofreció buen juego a ráfagas, solidez del sistema defensivo casi siempre (los laterales estuvieron hoy más contenidos en ataque) y actitud de trabajo y sacrificio a imagen y semejanza de lo ofrecido hoy por su capitán, Pedro Munitis, que ha cuajado, golazo incluido, uno de sus mejores partidos como racinguista.

La primera parte del encuentro fue de claro dominio racinguista, y ya en el primer minuto se produjo el primer disparo a la meta andaluza por parte de Ariel, que tendría otras dos oportunidades más en esta primera parte de la contienda. Kennedy, Colsa y Rosemberg también tuvieron sus opciones, pero un acertado Alves unas veces, y la imprecisión en los lanzamientos en otras, evitaron el gol cántabro.

Gran gol de Munitis

Pero ni el infortunio, ni Alves, ni todo un escuadrón de granaderos acampados bajo el arco almeriense hubiesen podido evitar el golazo antológico de Munitis a la media hora de juego, quien tras robar un balón en la medular, levantó la cabeza, posicionó el cuerpo y mando un obús a la escuadra derecha del meta brasileño que se convertiría en el único tanto racinguista de la tarde y en el primero del bravo jugador del Barrio Pesquero esta temporada, con su «pierna mala», la derecha. Un gol de rabia, de coraje, pero también de calidad, dedicado con toda seguridad a los agitadores de las ondas que día tras día cuestionan el trabajo de este jugador.

El Almería pareció despertar durante un par de minutos, del 35 al 37, obligando a Toño a intervenir con agilidad y acierto en sendas ocasiones. De ahí hasta el final del periodo, sólo un tímido acercamiento andaluz ponía en ligeros aprietos a lo centrales cántabros y a los aficionados santanderinos, quienes por una vez pudieron vivir un partido relativamente tranquilo, pese a los intentos de los almerienses de estirarse. Hasta Cisma se animaba a tirar a puerta en una media parte excelente de los de Portugal.

Tras la reanudación, más de lo mismo. Rosemberg comenzaba su particular batalla contra Alves en el minuto tres, Kennedy hasta en tres ocasiones, una de ellas de falta directa, también invitaba al brasileño a ganarse el jornal, mientras los de Lillo con más intención que acierto intentaban hacer lo mismo, pero sin resultado, con Toño. Portugal calentaba los ánimos de la grada sentando a Ariel para dar entrada a Lacen y mandar a Munitis desde la banda izquierda a la media punta, donde también brilló hasta que fue cambiado entre aplausos, en las postrimerías del encuentro.

El fantasma de Tchité

Capítulo aparte merece Rosemberg, quien se pasó el encuentro desmarcándose, peleando con los defensas rivales asistiendo a los compañeros y chocando una y otra vez con Alves, hasta en tres mano a mano, en media docena de disparos desde dentro del área en todo el encuentro y hasta en un remate de cabeza al larguero cuando el Sardinero cantaba ya el gol del sueco. El fantasma de Tchité, el delantero más «fallón» de la última década de historia racinguista asolaba al delantero escandinavo, quien se retiró cabizbajo del encuentro sustituido por Bolado entre los aplausos de la grada, en premio a su esfuerzo ya que no a su acierto.

Siete puntos

Con la victoria de hoy, el Racing suma siete puntos y sale de la zona más comprometida de la categoría antes de la visita al Bernabéu la próxima jornada para medirse al cada vez más entonado Real Madrid.

Una victoria muy necesaria, basada en el esfuerzo colectivo y en un juego que sin renunciar al toque de las anteriores jornadas, también se basó en el juego directo, los centros desde la banda y sobre todo, en el esfuerzo de su buque insignia, Munitis, quien ha dado la razón a Portugal en su apuesta por el veterano jugador del Pesquero. Sólo se echó en falta algo más de «cintura» desde el banquillo a la hora de oxigenar al equipo: jugadores como Diop o Kennedy sufrieron desde mediada la segunda mitad y se esperaba un recambio en esyas posiciones que finalmente no se produjo.

 

FICHA TÉCNICA:

Racing: Toño; Francis, Henrique, Torrejón, Cisma; Kennedy, Colsa, Diop, Munitis (Edu Bedia, min 92); Rosenberg (Bolado, min 80) y Ariel (Lacen, min 64).

Almería: Diego Alves; Michel, Carlos García (Ulloa, min 85), Acasiete, Ortiz (Valeri, min 67); Bernardello, M’Bami; Piatti, Corona (Goitom, min 85), Crusat; y Uche.

Goles: 1-0, min 32. Munitis, desde fuera del área de fuerte disparo con la pierna derecha.

Árbitro: Antonio Rubinos Pérez (comité madrileño). Mostró amarillas a Munitis, Kennedy y Henrique por el Racing y a Acasiete por el Almería.

Incidencias: Partido de la séptima jornada de la Liga de Primera División, disputado en los Campos de Sport de El Sardinero ante 14.005 personas.

David Laguillo

https://www.cantabriadiario.com

David Laguillo (Torrelavega, 1975) es un periodista, escritor y fotógrafo español. Desde hace años ha publicado en medios de comunicación de ámbito nacional y local, tanto en publicaciones generalistas como especializadas. Como fotógrafo también ha ilustrado libros y artículos periodísticos. Más información en https://www.davidlaguillo.com/biografia