Gobierno y conserveros inician los trámites para la consecución de la IGP de la anchoa del Cantábrico

-El consejero de Alimentación mantendrá conversaciones con las otras comunidades autónomas del Cantábrico para que se adhieran a este sello de calidad

Santander- 23.11.2019-. La Consejería de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente ha acordado con el sector extractivo y productivo de Cantabria el inicio de los trámites para la consecución de la Indicación Geográfica Protegida (IGP) de la anchoa del Cantábrico para poder proteger jurídicamente este producto frente a “imitaciones que usurpan su nombre”.

En una reunión de trabajo, presidida por el consejero del ramo, Guillermo Blanco y en la que también han estado presentes la directora general de Pesca y Alimentación, Marta López, y el director de la ODECA, Fernando Mier, la Administración regional y buena parte de las conserveras presentes han firmado un documento de adhesión en el que se comprometen a iniciar los trámites del expediente necesario para poner en marcha la IGP de la anchoa del Cantábrico.

Tras este primer paso, que ya cuenta con la firma de un grupo de conserveras cántabras aunque se espera que se sume la mayoría del resto, ambas partes tendrán que definir su contenido para después dirigirlo al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, que será el encargado de aceptar su tramitación para luego enviarlo a la Unión Europea, que decidirá finalmente la concesión o no del reconocimiento.

En este sentido, el consejero se ha comprometido de manera inmediata personal a dirigirse en las próximas semanas a sus homólogos de Galicia, Asturias y País Vasco para conocer su posible interés en adherirse a la asociación que se creará para defender la IGP de la anchoa del Cantábrico.

Dada el interés del Gobierno de Cantabria de poner en marcha cuanto antes un sistema de protección de uno de sus productos agroalimentarios “estrella”, Blanco ha dejado claro a los conserveros su intención de agilizar los procedimientos administrativos.

La apuesta firme del Gobierno de Cantabria por esta IGP se manifiesta, además, en que la Consejería que dirige Guillermo Blanco contempla colaborar de manera presupuestaria en el 2020 para poner en marcha esta Indicación Geográfica Protegida.

“La IGP es un instrumento básicamente comercial enmarcado en el derecho de propiedad industrial que sirve para proteger productos alimenticios mediante una referencia a su lugar de origen, a su territorio de elaboración y que le confiere en el mercado una o varias características que suponen una garantía de calidad específica”, ha explicado Blanco.

Asimismo, ha defendido la importancia de esta Indicación Geográfica Protegida porque “va a proteger tanto al consumidor a la hora de garantizarle una calidad y un origen, y al productor, a la hora de proteger legalmente a sus productos, además de garantizarles ser competitivos en el mercado”.

De igual forma, ha considerado que “se trata del arma más eficaz para defender a la anchoa del Cantábrico de otros productos que han ido surgiendo a medida que la anchoa ha ido adquiriendo cierta notoriedad por sus buenas cualidades”.

Finalmente, ha agradecido a los conserveros que apoyan esta iniciativa, si bien ha animado al resto del sector a que hagan lo mismo porque, en su opinión, “tener una IGP es lo único que nos va a diferenciar en el mercado y garantizar el futuro del sector”.

Satisfacción en el sector

Entre los conserveros que han firmado el documento está Adolfo Belaustegui, que ha agradecido a la Consejería que haya dado este paso tan importante de poder iniciar los trámites porque “nos va a permitir contar con un sistema que nos proteja de la piratería y va a facilitar mucho las cosas a los consumidores cuando quieran encontrar en el mercado anchoa de calidad”.

En la misma línea de satisfacción se ha expresado el secretario de la Cofradía de Pescadores de Santoña, Luis Herrera, quien ha agradecido a la Consejería que se haya volcado con este asunto para “dar el impulso que necesitaba y que tanto ha demandado el sector desde hace 20 años”.

Herrera ha explicado que ahora se abre un periodo “largo” en el que el sector extractivo y productivo han de ponerse de acuerdo para definir un documento que resulte beneficioso para ambas partes en la medida en que sea posible, pero insiste en la importancia de que Cantabria haya iniciado ya el procedimiento para poner en marcha el expediente.

En la reunión también ha participado la jefa de la unidad de apoyo técnico de la ODECA, María Quintana.