• 10 de agosto de 2022

Hacia un crecimiento demográfico cero

La costa registra tasas de natalidad superiores a la media  y de mortalidad por debajo del conjunto de la región, salvo Santander y la zona occidental:

El consejero de Economía y Hacienda, Ángel Agudo, y el director del ICANE, Juan Manuel Rodriguez Poo, han presentado esta mañana, en rueda de prensa, la estadística sobre movimiento natural de población correspondiente a 2007, que, según Rodríguez Poo, es «perfectamente extrapolable a la actualidad».

Los datos revelan que Cantabria ha abandonado la senda de crecimientos vegetativos negativos (más defunciones que nacimientos) que marcó la década de los años 80 y tiende a igualar la cifra de nacidos y fallecidos en la región, al registrar una tasa de 0,04.

Según los datos aportados por el consejero, entre 2000 y 2005 la tasa de mortalidad en Cantabria se mantuvo estable, a la vez que la de natalidad creció considerablemente, alcanzando incrementos anuales superiores al 6%. Según la valoración de Agudo, este incremento de nacimientos no se debió en esta primera parte de la década a la inmigración, como ha sucedido en otros territorios, sino, sobre todo, a que las mujeres nacidas a principios de los 70, cuando el llamado ‘baby boom’, alcanzaron la edad media de fecundidad, que se sitúa en los 30 años.

Sin embargo, a partir de 2005, la tasa natalidad se estabiliza, esta vez ya con algún efecto de la inmigración, sobre todo a partir de 2007, y la de mortalidad aumenta debido al envejecimiento de la población.

Las perspectivas, según Agudo y Rodríguez Poo, apuntan a una caída de las tasas de mortalidad, debido a que el número de personas que alcanzan la edad media de fallecimiento (73,9 en los hombres y 81,8 en las mujeres) es menor que en periodos anteriores, por el efecto de la Guerra Civil.

Paralelamente, en términos de natalidad se espera un descenso, aunque se podría mitigar por el aumento de la edad media de las mujeres al ser madres y por el incremento de la inmigración.

En cuanto a la distribución geográfica, Agudo ha destacado que las zonas costeras registran tasas de crecimiento vegetativo positivas (0,03), debido a un menor envejecimiento de la población. Sin embargo, Santander y la zona occidental son excepciones.

De hecho, según los datos oficiales, Santander tiene un crecimiento vegetativo negativo (-0,27), que podría atribuirse al movimiento de la población más joven de la capital hacia el área metropolitana de Santander que, paralelamente, registra una tasa de crecimiento vegetativo del 0,44.

Los valles interiores, por el contrario, se caracterizan por tener un crecimiento vegetativo negativo (-0,48), por la menor presencia de población joven. En este caso, la excepción la marca el valle del Nansa que tiene un crecimiento positivo (0,06).

Compartir:

David Laguillo

https://www.cantabriadiario.com

David Laguillo (Torrelavega, 1975) es un periodista, escritor y fotógrafo español. Desde hace años ha publicado en medios de comunicación de ámbito nacional y local, tanto en publicaciones generalistas como especializadas. Como fotógrafo también ha ilustrado libros y artículos periodísticos. Más información en https://www.davidlaguillo.com/biografia