¿Cómo sobrevivir sin Google?

 

  • Un Curso de Verano de la Universidad de Cantabria, impartido en Santander por sus propios bibliotecarios, aporta claves para buscar y analizar documentación científica

 

¿Cómo sobrevivir sin Google?El mundo actual rebosa información. Con tan solo acudir a Google se pueden obtener cientos de páginas de una temática específica. Pero la premura en la respuesta conlleva un problema: todo lo que ahí se publica no está contrastado y, por tanto, no es una vía demasiado fiable.

La Universidad de Cantabria ha organizado en Santander el curso de verano “Más allá de Google: cómo buscar información académica y científica”, donde los “capitanes” sugieren a sus “grumetes” diferentes itinerarios para navegar surcando documentación científica veraz y recalar en buen puerto.

El objetivo del curso es orientarles en la indagación y escrutinio de respuestas; optimizar la capacidad de discernir de forma inteligente, crítica y responsable la información fidedigna, poniendo en juego distintas habilidades y herramientas. A lo largo de la semana, imparten clases en las que teorizan sobre distintos procedimientos para la obtención de información, que alternan con sesiones prácticas en las que los alumnos aplican los conocimientos adquiridos.

Noemí Cué Pérez, codirectora del curso y responsable de la biblioteca electrónica “Emilio Botín”, asevera que “los alumnos necesitan buscar información de calidad y científica y tienen que aprender a hacerlo no sólo a través de Google, sino de las herramientas que proporciona la biblioteca, que son herramientas que conducen a información científica”.

“Nunca me había metido en una biblioteca”

Los estudiantes que asisten durante esta semana al curso han descubierto un mundo que les abre más de una puerta, especialmente para profundizar en sus estudios académicos. Muchos coinciden en que lo que han aprendido les puede ayudar. A Cecilia Díaz Rodríguez, estudiante de electrónica industrial, le parece “bastante interesante porque he aprendido a buscar información de calidad, lo que me va a ayudar a la hora de hacer el trabajo de fin de grado o cualquier otro estudio que me manden en la carrera”.

Elena Valle Campo, que estudia ingeniería eléctrica, va un poco más allá y recomienda que el curso se dé “como una asignatura transversal porque, al principio, no sabemos cómo buscar información en la biblioteca de la universidad”. “Este curso me ha servido para aprender a buscar libros de la biblioteca, algo que me puede ayudar mucho en un futuro”, defiende. Otra alumna, Cristina Secada Carral, alumna de telecomunicaciones reconoce que “nunca me había metido a la biblioteca. El curso me ha ayudado porque, por ejemplo, no sabía cómo buscar revistas”.