Intervenida más de una tonelada de cocaína oculta en tres contenedores procedentes de Sudamérica

Un cargamento de chatarra ocultaba cocaínaAgentes de la Policía Nacional y la Agencia Tributaria han realizado tres operaciones contra el narcotráfico a gran escala que han permitido intervenir más de una tonelada de cocaína.

La droga había llegado hasta España en el interior de tres contenedores, camuflada entre la carga legal. Los envíos, procedentes de Panamá, Colombia y Argentina, han sido interceptados en los puertos de Barcelona y Algeciras. Del total de la droga incautada en estas actuaciones, 202 kilos de estupefaciente fueron localizados ocultos entre un cargamento de chatarra remitido por una organización internacional de narcotraficantes al puerto de Barcelona. En esta operación fueron detenidas un total de 15 personas por su implicación en un delito contra la salud pública. Entre los arrestados en este dispositivo se encuentra el director de la Terminal de Carga del Puerto de Barcelona, presuntamente, uno de los principales responsables de la red en nuestro país. En los nueve registros practicados se han precintado numerosas obras de arte de gran valor, y se han intervenido vehículos de gama alta y dinero en efectivo, entre otros efectos.

Además, otra investigación en la que participaron ambos Cuerpos, culminó con la aprehensión de 723 kilos de cocaína camuflados entre cajas para la conservación de flores que en esta ocasión llegaron al Puerto de Algeciras. A estas dos aprehensiones hay que sumar una tercera actuación contra el narcotráfico en la que se han decomisado 113 kilos del mismo estupefaciente. En esta ocasión la droga estaba disimulada en un doble fondo realizado a una caja fuerte de grandes dimensiones, que también había llegado a España dentro de un contenedor.

Implicado el director de la Terminal de Carga del Puerto de Barcelona
A principios del mes de agosto del pasado año, los especialistas contra el narcotráfico de la Brigada Central de Estupefacientes de la Policía Nacional iniciaron una investigación sobre una red de “narcos” que pretendía introducir importantes cantidades de cocaína en España oculta en contenedores. De este modo lograron identificar a un individuo, de origen sudamericano, que mantenía estrechos contactos con un ciudadano español. Éste disponía de un importante entramado empresarial que pondría a disposición de los narcotraficantes, con la finalidad de dotar de cobertura comercial legal a las importaciones de estupefaciente. Las pesquisas posteriores permitieron constatar los contactos que esta persona mantenía a su vez con otro ciudadano sudamericano, quien hacía de intermediario entre los suministradores de la droga y los responsables de su introducción en España.

Durante los primeros meses del presente año los implicados en la investigación mantuvieron varios contactos, tanto en Panamá como en España. El objetivo era ultimar los detalles de la importación y comprobar que la infraestructura empresarial y logística necesaria para realizar los envíos, así como para el transporte, almacenaje y posterior distribución del estupefaciente estaba preparada.

Para la importación de los contenedores contaban con una empresa, sin actividad comercial alguna, cuyo objeto social era la comercialización general de metales y artículos de chatarrería. También se averiguó que el puerto de entrada de la cocaína sería el de Barcelona. Ya en el mes de mayo, uno de los proveedores del estupefaciente se desplazó hasta España para entrevistarse con uno de los presuntos responsables del grupo en nuestro país. Esta persona resultó ser el director de la Terminal de Carga del Puerto de Barcelona.

Intervenidos 202 kilos de cocaína camuflada en un cargamento de chatarra

La organización disponía de toda la infraestructura necesaria para llevar a cabo el envío -suministradores, empresas exportadoras e importadoras, transporte y almacenamiento posterior- y controlaban además la actividad portuaria. Para comprobar su funcionamiento enviaron dos contenedores con carga legal únicamente. A estos les siguieron otros dos que contenían 25 toneladas de chatarra. En esta ocasión, uno de ellos ocultaba también 202 kilos de cocaína que fueron interceptados a su llegada al Puerto de Barcelona.

El dispositivo desplegado ha permitido el arresto de 15 personas. Además se han practicado nueve registros en los que se han precintado numerosas obras de arte y se han intervenido 12 vehículos, 50.000 euros en efectivo, ordenadores y abundante documentación.

La operación, que continúa abierta, ha sido realizada por investigadores de la Brigada Central de Estupefacientes y del GRECO Galicia, ambos de la Comisaría General de Policía Judicial, junto con la Agencia Tributaria, que han contado con la colaboración de agentes de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Barcelona. La investigación ha sido dirigida por el titular del Juzgado Central de Instrucción número cuatro, Francisco Andreu, y la Fiscalía Especial Antidroga, y ha contado además con la participación del Juzgado Central de Instrucción número tres, cuyo titular es Fernando Grande Marlaska.

723 kilos de cocaína ocultos en cajas para la conservación de flores

Por otra parte, en otra actuación contra las redes internacionales de narcotraficantes, realizada también de forma conjunta por la Policía Nacional y la Agencia Tributaria, han sido aprehendidos 723 kilos de cocaína en un contenedor procedente de Colombia.

Los investigadores españoles, gracias a la colaboración con las autoridades policiales colombianas, conocieron las actividades de un grupo de narcotraficantes afincados en Colombia. Mediante el método conocido como “gancho ciego”, remitieron varios contenedores que ocultaban una importante cantidad de cocaína. Su destino final era el Puerto de Marsella, si bien, los investigadores averiguaron que el buque que los transportaba iba a realizar paradas en Algeciras y en Barcelona, donde la organización dispondría de medios para extraer la sustancia ilícita. Finalmente los agentes constataron la llegada de dos cargamentos al Puerto de Algeciras. Uno de ellos ocultaba 723 kilos de cocaína en varias bolsas de deporte localizadas entre cajas para la conservación de flores.

Los agentes de la Brigada Central de Estupefacientes y del GRECO del Campo de Gibraltar junto con la Agencia Tributaria han llevado a cabo esta actuación en la que, hasta el momento, no se han realizado detenciones.

Intervenidos 113 kilos de cocaína en una operación hispano-argentina

Una nueva operación antidroga, realizada en esta ocasión de forma conjunta por la Policía Nacional y la Policía Federal de Argentina, ha culminado con la aprehensión de 113 kilos de cocaína. La droga había sido camuflada en un doble fondo practicado a una caja fuerte, que también había llegado a España dentro de un contenedor.

Esta incautación se enmarca dentro una investigación realizada sobre una organización de narcotraficantes asentada en la provincia de Barcelona y en las Islas Baleares. Los investigadores averiguaron que habían remitido desde Buenos Aires un contenedor que podría contener estupefaciente en su interior. A su llegada a España se solicitó la entrega controlada del mismo y se estableció un amplio dispositivo de vigilancia para controlar su traslado hasta una nave en El Prat de Llobregat. Allí debía recogerlo un miembro de la red, el mismo que había alquilado el trastero donde se iba a almacenar la mercancía.

Una vez interceptado se procedió al registro de la carga. En el interior del contenedor había una caja fuerte de grandes dimensiones donde se localizaron, ocultos en un doble fondo practicado entre la estructura exterior y el revestimiento interior, 210 paquetes de diversas proporciones que contenían un total de 113 kilos de cocaína.

Esta operación ha sido realizada por agentes del Grupo Especial de Respuesta al Crimen Organizado (GRECO) Baleares, de la Comisaría General de Policía Judicial, y la UDYCO de Barcelona, junto con la Policía Federal de Argentina. Además han contado con la colaboración de la Agencia Tributaria