¡Oh, capitán, mi capitán!

{xtypo_dropcap}E{/xtypo_dropcap} l capitán ‘yace frío y muerto’ en la cubierta del barco del PSOE cántabro, el PSC, pero ¿quién es el capitán? Whalt Whitman describió un navío que llegaba victorioso a puerto pero con su capitán muerto. Al socialismo cántabro no paran de salirle cadáveres de todos los armarios.

No contentos con perder, en caída libre, no solo las elecciones locales sino también la confianza de miles de simpatizantes e incluso militantes, se aferran a componer una ejecutiva que no renueva nada y será más de lo mismo. Los socialistas cántabros tendrán que sufrir dos tazas más de los mismos protagonistas que les han llevado a la agónica situación actual.

¿Y la tripulación, y las bases del socialismo? ¿Y los nuevos jóvenes valores? Creemos que el PSOE tiene una buena cantera en Cantabria, gente joven con ganas y buenas ideas, pero ninguno podrá ascender hasta que la vieja guardia entienda que finalizó su tiempo y se hagan a un lado, para que el barco del PSC pueda seguir navegando, con un capitán más vivo.