¿Qué es Internet?

Escrito por Kilian Cruz-Dunne

Internet

{xtypo_dropcap}P{/xtypo_dropcap}ara algunos se trata de esoterismo tecnológico, de algo incomprensible e ignoto. Para otros se trata de términos que cada día son más familiares e identifican aspectos parciales de una realidad llamada a ser un esplendoroso futuro.

Internet ha producido en los últimos decenios un cambio perceptible en nuestra forma de vivir y de entender la realidad. Pero esta nueva tecnología permite, además, transformar el mundo, nuestras sociedades e incluso a nosotros mismos. Al igual que la frontera en el viejo Oeste, son los usuarios quienes están construyendo Internet. La Red nos brinda la oportunidad de hacernos cargo de nuestras propias vidas y redefinir nuestra función como ciudadanos de las comunidades locales y de una sociedad global.

Las posibilidades de la Red son infinitas (al menos, en teoría): cualquiera puede publicar una obra que pueda ser leída en todo el mundo, un niño puede escribir a un presidente, un comerciante cántabro puede encontrar a un cliente chino, etc…

Internet posee ventajas únicas y singulares: carece de muchas de las dificultades logísticas de espacio y tiempo, la información fluye con más rapidez… No obstante, mientras haya personas en el mundo habrá conflictos. A diario vemos cómo surgen batallas entre la intimidad de las personas y el derecho de otras a la información, entre diferentes culturas, entre los intereses del empresario y las prioridades de un trabajador…

Aunque debe coexistir con numerosos regímenes nacionales, diferentes lenguas y amplias realidades culturales, Internet brinda a los usuarios un formidable poder y una mayor capacidad para ejercer sus derechos o para abusar de ellos.

La guerra se establece hoy en día entre aquellos que recitan «cualquier cosa, en cualquier momento y en cualquier lugar» (el abróchense los cinturones de los legisladores de la propiedad intelectual) y los que argumentan «nada, nunca, en ninguna parte». Los hay que usan ocasionalmente la Red y existen usuarios desenvueltos que navegan por la red como si entraran y salieran de las tiendas de un centro comercial.

Pero el mayor impacto estructural de la Red es su descentralización: las personas ya no dependen de un centro, entendido este como autoridad central (padres, empresas, gobiernos…) y ayuda a que las fuerzas dispersas actúen de forma conjunta (la misma esencia de la juventud). Pero, ¡ojo!, la descentralización es una potente fuerza desestabilizadora que afecta a todos los estamentos. Altera el equilibrio de poder, altera las economías de escala porque es transnacional y valora la diversidad frente a la uniformidad.

Pero Internet también tiene algo de fuerza centrípeta. El trabajo en grupo, y las redes en general, fomentan los cambios sociales y tecnológicos que afectan a la vida diaria de las personas. A medida que el mundo se hace cada vez más complejo, a la par que abrumador, y la vida pública más inquietante, las personas van acercándose a las comunidades en busca de compañerismo y seguridad.

Por todo ello, el ciberespacio es sólo un lugar de reunión más, sin los obstáculos restrictivos temporales y geográficos, pero sin olvidar que, al final y por maduración, muchos se buscarán unos a otros en el mundo físico: todavía no es posible compartir una puesta de sol, un baño de espuma o una comida a dos velas en el mundo de la Red.

 

David Laguillo

https://www.cantabriadiario.com

David Laguillo (Torrelavega, 1975) es un periodista, escritor y fotógrafo español. Desde hace años ha publicado en medios de comunicación de ámbito nacional y local, tanto en publicaciones generalistas como especializadas. Como fotógrafo también ha ilustrado libros y artículos periodísticos. Más información en https://www.davidlaguillo.com/biografia