IU acusa al Gobierno de “beneficiar” a La Gallofa, empresa que “persigue” a trabajadores e “incumple” el convenio laboral

La formación Izquierda Unida de Cantabria (IU) ha criticado que el Gobierno  autonómico “quiera beneficiar” a empresas como La Gallofa que “persiguen” a los trabajadores y a sus representantes sindicales.

En un comunicado, Leticia Martínez, secretaria de Organización de IU se ha hecho eco de las denuncias de los trabajadores sobre despidos y represalias a trabajadores y sindicalistas de esta cadena de panaderías. Además, los trabajadores “denuncian incumplimiento del convenio laboral”, algo que a juicio de IU se ve agravado “por la cercanía actual de dicha empresa con el Gobierno”.

En este sentido, Martínez recuerda que “no es una empresa cualquiera”, sino que es una empresa “con sombras en su gestión por su relación con el Gobierno de Cantabria”, tras conocerse que era la única aspirante al merchandising del Año Jubilar Lebaniego “en virtud de unos pliegos que sobrevaloraban claramente el peso de los alimentos gastronómicos en la adjudicación”.

En general, Izquierda Unida de Cantabria exige al Gobierno de Cantabria que “destierre” cualquier “sombra de duda” sobre la gestión del Año Jubilar Lebaniego, tras la dimisión del director de la empresa pública que lo coordinaba y las informaciones sobre las adjudicaciones “dirigidas” del contrato del merchandising.

Martínez critica la “improvisación” y “dudas” que rodean a una cita “que el Gobierno de Cantabria está vendiendo como el principal evento del Año en la comunidad autónoma y en la que el sector turístico tiene puestas muchas expectativas”, además de ser un proyecto en el que se está gestionando dinero público de todos los cántabros.

Desde IU inciden en aspectos como la “improvisación” a la hora de cerrar actividades o el propio merchandising, pero también en lo “convulso” del proceso de selección de las empresas encargadas de captar patrocinios a los “sospechosos habituales” o personas “relacionadas” con el Gobierno, así como en la ‘falta de patrocinios económicos’ que permitan situar al Año Lebaniego al mismo nivel que otros grandes eventos.

“El cacareado tirón mediático de Revilla y sus contactos en Madrid no se han traducido en aportaciones de empresas al Año Lebaniego. La presencia del presidente en los platós sólo está sirviendo para su propia promoción personal y política”, ha aseverado.

También ha lamentado la reacción a la dimisión del director de la empresa pública del Año Lebaniego, en la que a Revilla le “faltó altura” al tratar de vincularla con “que le pudo la presión”, cuestionando la profesionalidad de un trabajador.

Y ha criticado que “a la hora de la verdad, pese a su discurso sobre la búsqueda de profesionales, Revilla ha acabado haciendo lo de siempre: poner como sustituto al frente de la sociedad pública del Año Lebaniego a un compañero de partido”.

“Es lo que hicieron en CANTUR y en las empresas públicas durante su anterior etapa- Para eso quieren las instituciones y los grandes eventos, para colocar a los suyos, y despreciar a los profesionales formados y cualificados que hay en Cantabria”, asevera Leticia Martínez.