IU considera un “chantaje” el “ultimátum” del gobierno a los ancianos de La Pereda

Más de doscientas personas se concentraron el domingo contra el cierre de La PeredaMiguel Saro, portavoz de Izquierda Unida en Santander (IU), ha tachado como un ‘chantaje en toda regla el ultimátum’ enviado por el Gobierno de Cantabria a los residentes de la residencia “La Pereda” para abandonar la residencia.

En la carta, el ejecutivo del PP, presidido por Ignacio Diego, ofrece dos centros alternativos para el anciano, ante lo cual dispone de “diez días” para confirmar su aceptación o rechazo. Pasados esos diez días, el gobierno de Cantabria entendería que el anciano “renuncia” a su plaza en los centros propuestos.

Saro considera que esta carta es “un intento de romper la unidad de acción entre los trabajadores y los mayores y sus familias en defensa del mantenimiento del Centro, que parte de la situación de inseguridad de algunos de los residentes, especialmente los 51 autónomos”.

Además, IU recuerda que los 51 residentes de La Pereda que no tienen concedido un determinado grado de dependencia porque su ingreso en el centro fue anterior a la entrada en vigor de la ley, y se encuentran en un ‘limbo jurídico’ provocado por la última reforma de la Consejería de Sanidad de 18 de Abril pasado, por la que se modifica el Procedimiento para el reconocimiento de la situación de dependencia, que queda condicionado a “las disponibilidades de recursos” de la propia administración. “Este hecho coloca a estos residentes entre la espada y la pared”, denuncia Saro.

El portavoz de IU exige el mantenimiento del Centro, y el mantenimiento de las prestaciones de todos los residentes del Centro. Para Izquierda Unida, es ‘lamentable’ el trato que concede el Gobierno regional a quienes han estado durante decenios trabajando para conseguir disfrutar de ‘descanso y tranquilidad en el otoño de su vida’. “Una sociedad de castiga de esta forma a sus mayores, es una sociedad salvaje”, sentencia Saro, y “el Gobierno regional es responsable de este maltrato”.

Para Saro, todo el proceso de desmantelamiento de la Residencia indica claramente que “el Gobierno Regional solo piensa en hacer caja con el Centro, pensando sólo en un pelotazo urbanístico”.