La directora general de la Mujer considera “extremadamente liviana” la absolución del joven que amenazó a su ex pareja

Violencia de género / Hunta-PhotoXpress.comLa directora general de la Mujer, Ana Isabel Méndez, mostró ayer su preocupación por la sentencia dictada por el Juzgado número 2 de Santander y ratificada por la Audiencia de Cantabria, en la que se absuelve de un delito de violencia de género a un joven que amenazó y persiguió a su ex novia.

El argumento usado por el órgano judicial considera que un “enamoramiento propio de adolescentes” no puede equipararse a una relación afectiva.

Méndez lamentó este hecho y calificó la resolución judicial de “extremadamente liviana” y resaltó la “gravedad de los hechos”, remitiéndose al caso de la adolescente sevillana Marta del Castillo.

La titular del área de Mujer del Gobierno de Cantabria explicó que la legislación permite condenar de una manera “justa y correcta” conductas violentas “tan graves”, y que la Ley de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género modificó el Código Penal para que pudieran ser considerados como violencia machista los episodios acaecidos en las relaciones afectivas en las que no existe convivencia, precisamente “para dotar de protección a los noviazgos”, aseguró Méndez.

Sin embargo, según Méndez la Audiencia, dentro del margen de interpretación que permite la Ley, esta vez ha optado por la regulación más restrictiva considerando los hechos como “leves” y estableciendo una sentencia “excesivamente permisiva”.

En este sentido, la directora aportó datos que reflejan la “seriedad del problema” ya que el 23% de las parejas jóvenes en Cantabria cumplen más de tres indicadores de violencia de género en sus parejas, y aún así mantienen esa relación de noviazgo. A nivel nacional, dijo, la realidad es “igual de preocupante” dado que el 30% de las mujeres asesinadas este año tenían menos de 30 años.

Para Méndez, las cifras indican que “no sólo estamos ante un grave problema social sino ante una serie de conducta individuales que tienen que ser perseguidas y castigadas”. Y con sentencias como esta, aseguró, todo el trabajo que se está haciendo desde el Gobierno regional para sensibilizar a la sociedad y, sobretodo, a la gente joven sobre la problemática de la violencia de género, “se echa por tierra”. Se está enviando, afirmó, un “claro mensaje” sobre “lo fácil que es tener conductas violentas y la impunidad con la que se mueve el agresor”.