La Guardia Civil desmantela una organización de traficantes de cocaína dirigida desde la Costa del Sol

Los cabecillas, de nacionalidad colombiana, mantenían contactos con cárteles de la droga en Perú, que efectuaban los envíos de cocaína a España oculta en maquinaria pesada

 

La Guardia Civil en el transcurso de la operación “FRUTAS” desarrollada en Málaga, Sevilla, Huelva y Madrid, ha procedido a la detención de 4 colombianos y 3 españoles, desmantelando una organización de narcotraficantes que importaban cocaína desde Perú a España oculta en contenedores y maquinaria pesada.

Los agentes imputan a los detenidos delitos de asociación ilícita, tráfico de drogas y falsedad documental.

Las investigaciones se iniciaron en mayo de 2009 tras el análisis de documentación intervenida a otras organizaciones de narcotráfico, así como por otras informaciones recibidas en la Guardia Civil.

A través de dicho análisis se pudo determinar que una organización dirigida desde la Costa del Sol por ciudadanos colombianos, estaba manteniendo contactos con cárteles de la droga en Perú, que se encargaban de organizar traslados de cocaína oculta en contenedores y mezclada con mercancía legal.

Para realizar la importación de los estupefacientes, los narcotraficantes desplazaban a ese país a uno o varios miembros de la red, que eran los encargados de realizar las conexiones con los cárteles, y desde allí gestionaban traslado de la mercancía, oculta en maquinaria pesada introducida en contenedores con destino a puertos españoles.

A mediados de abril los investigadores detectaron el desplazamiento a Perú de dos españoles residentes en Coria del Río (Sevilla) y Lepe (Hueva), para establecer los oportunos contactos y preparar el envío de una partida de estupefacientes a España.

Este envío se intentó materializar desplazándose nuevamente desde Madrid a Perú una mujer de la organización que se encargaría de supervisar la operación. Sus intenciones se frustraron al ser detenida por las autoridades peruanas, junto a dos ciudadanos de ese país a los que se les intervino oculta en el interior de un compresor de aire 64 kilogramos de cocaína cuyo destino final era España a través del Puerto de Valencia.