La guerra de papá

Por Elena Hernández Lauffer
Elena Hernández LaufferMierda, cagao, culo.
Eso decía nuestro querido niño de bucles rubios y cara de ángel (Lolo García) en la película “La Guerra de papá” .Y eso… es lo que decimos ahora muchos de nosotros: mierda, cagao, culo.
Lo decimos todos los que vemos como en momentos de recortes y austeridad llega la televisión pública (RTVE) y desembolsa 30.000 euritos a Igartiburu y 30.000 a Mota esta navidad. ¡¡¡Chúpate esa!!!!
Mientras media España no tiene para comer, la televisión gasta el dinero del pueblo en ofrecer uvas de oro, a 5000€  la uvita por la cara bonita.
Más gente se hubiese enganchado a la cadena si hubiesen ofrecido para las campanadas poner a unas cuantas personas desempleadas.
{xtypo_quote_left}”¿Austeridad? Váyanse a freír puñetas”{/xtypo_quote_left}
Habría sido bonito anunciar que las uvas serían retransmitidas por alguien proveniente de un comedor social por ejemplo, porque eso…es lo que queremos ver los españoles y no, como nos aprietan las tuercas hasta la extenuación mientras dos sujetos ingieren uvas por un precio que yo me meto hasta melones.
Y nos quieren hacer ver que estamos casi en tiempo de postguerra, que volvemos a la sopa de ajo y a mojar pan en lugar de galletas.
Mierda, cagao, culo por todos los que ostentan el poder y siguen jugando con el “pan nuestro de cada día”.
Esto no es la guerra de papá. Es la guerra del día a día por subsistir ante tanto sinvergüenza que mientras se llenan  los bolsillos otros andan con ellos remendados.
Es que no vemos más que derroche en proporción desmesurada de algún que otro gilipollas que decide solito para solapar a la Pantoja, dar euros a mansalva por cada uva que se coja.
¡Mis euros  y los suyos y los de usted y los de todos!
¿Austeridad? Váyanse a freír puñetas y pongan soluciones sobre la mesa que no sea seguir robando, seguir despilfarrando y seguir inventando soluciones para ver como SOLO UNOS POCOS nos “comemos” esta crisis en la que nos han metido quienes ostentan el poder.
Vivimos en el país de la farándula, pero la farándula política en donde es mío todo lo que cojo con mi manita. En el país del cuento , que créeme, que yo te lo cuento, el cuento ya desfasado de “la gallina de los huevos de oro” que ahora se lleva “Por una uva que te metas, paseo por la milla de oro”. A nuestra costa claro, a nuestra costa.
Por cierto, cambiando de “costa”, parece que Schettino ha tenido poco tino y se ha pillado al Capitán abandonando timón cuando el mar aún andaba bravucón.
Pero qué vergüenza señores. ¿Donde está la gente de verdad?. La gente de verdad está… en ese compañero que siendo de todos quien menos gana, sigue invitándome a café todas las mañanas. Y por esos es por los que hay que protestar y seguir diciendo mierda, cagao, culo, mientras otros se fuman un puro.
Mientras a otros nuestra desgracia parece que les hace mucha gracia.
Todo el que entiende de psicopatías sabe que esta es más frecuente en altos cargos.
Sálvese quien pueda, como ha debido pensar Schettino.