Editorial

Toca trabajar y dejar de quejarse

{xtypo_dropcap}E{/xtypo_dropcap}stá más que claro que en todo el país, en Cantabria y en otras comunidades autónomas, los ciudadanos han dado la confianza a nuevos gobernantes.
Pero el recurso constante a la “herencia recibida” en los discursos no debería convertirse en costumbre. Es más, debería superarse ya, de una vez por todas, un pasado que ya no puede cambiarse, y enfocar los esfuerzos a mejorar la maltrecha economía, y sobre todo mejorar la vida de los ciudadanos de a pie.
Ciudadanos de a pie que no tuvieron ninguna culpa de los errores y prácticas obscenas de otros, y solo necesitan (necesitamos) paz, esperanza y pensar que existe un futuro donde se puede ver la luz al final del túnel.

You may also like

Comments are closed.

More in:Editorial