La Seguridad Social registra un superávit de 6.134,77 millones de euros

Frente a 8.611,84 millones obtenidos en el mismo periodo del ejercicio anterior, según los datos de ejecución reflejados en el Sistema de información contable de la Seguridad Social. En términos del PIB, el superávit obtenido por la Seguridad Social a finales de julio representa el 0,58%.

 

Este saldo positivo de 6.134,77 millones de euros es la diferencia entre unos derechos reconocidos por operaciones no financieras de 73.046,92 millones de euros, que disminuyen un 0,02% y unas obligaciones reconocidas de 66.912,15 millones de euros, que crecen en un 3,82%, en relación al mismo periodo del año anterior.

En términos de caja, estas operaciones de carácter no financiero se concretan en una recaudación líquida de 68.927,76 millones de euros, con una disminución porcentual del 2,46% respecto al ejercicio anterior, mientras que los pagos presentan un aumento del 3,39% alcanzando los 66.456,72 millones de euros.

Del volumen total de derechos reconocidos, el 91,50% corresponde a las Entidades gestoras y servicios comunes de la Seguridad Social y el 8,50% restante a las Mutuas de Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales. En cuanto a las obligaciones, el 92% ha sido reconocido por las Entidades gestoras y el 8% por las mutuas.

Ingresos no financieros

Las cotizaciones sociales han ascendido a 61.724,21 millones de euros, lo que representa una ligera disminución de 0,18 puntos porcentuales respecto al mismo periodo del año anterior.

En conjunto, la Seguridad Social prevé ingresar este ejercicio un total de 107.376,63 millones de euros en concepto de cotizaciones sociales. De esta forma, los ingresos por cotizaciones representan, a finales de julio, el 57,48% de lo previsto para todo 2010. Las transferencias corrientes totalizaron 7.872,47 millones de euros, un 6,70% más que la acumulada a julio de 2009, como consecuencia principalmente del distinto calendario en la ejecución presupuestaria de las transferencias recibidas del Estado. Los ingresos patrimoniales alcanzan un importe de 2.339,29 millones de euros, lo que significa una mejora del 8,04% respecto al año pasado, debido a los intereses generados por la cartera de valores del Fondo de Reserva de la Seguridad Social.

Gastos no financieros

Las prestaciones económicas a familias e instituciones totalizaron 60.639,46 millones de euros, cifra que representa un 90,63% del gasto total realizado en el sistema de Seguridad Social. La mayor partida, 58.354,81 millones de euros corresponde a pensiones y prestaciones contributivas, con un crecimiento interanual del 4,43%.

Dentro de las prestaciones contributivas, a las pensiones (invalidez, jubilación, viudedad, orfandad y en favor de familiares) se destinaron 53.669,92 millones de euros, un 5,15% superior a la del año pasado. Las prestaciones por maternidad, paternidad y riesgo durante el embarazo se elevaron hasta los 1.318,18 millones de euros, lo que representa un incremento interanual del 1,10%. En Incapacidad Temporal el gasto registra 3.035,06 millones de euros, lo que significa un descenso respecto al ejercicio anterior del 5,02%.

A finales de julio las pensiones y prestaciones no contributivas alcanzaron un importe de 2.284,65 millones de euros, con un crecimiento interanual del 6,15%, dedicándose a prestaciones familiares 939,70 millones de euros, un 10,46% más que la acumulada a julio de 2009. Los gastos de gestión realizados por la Seguridad Social correspondientes tanto a gastos de personal, a gastos corrientes en bienes y servicios como a inversiones presentan en conjunto una caída del 2,57% respecto al mismo periodo del ejercicio precedente.

Valoración del Secretario de Estado de la Seguridad Social

El Secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado, ha resaltado el hecho de que “la Seguridad Social ha cerrado ya el primer semestre del año en términos contables con el pago de la extraordinaria de verano a los pensionistas, que se realiza todos los años en el mes de julio, y ha concluido ese primer semestre del año con un superávit de más de 6.000 millones de euros, que es muy superior al superávit que teníamos previsto presupuestariamente y que, en ese sentido, indica que las previsiones presupuestarias se van a mantener y que, por lo tanto, cerraremos el año con superávit”.

Granado explica que “esto se puede sostener, fundamentalmente, por dos causas. En primer lugar, porque los ingresos se están comportando de acuerdo con las previsiones presupuestarias, es decir, los ingresos están correspondiéndose con lo que habíamos previsto que íbamos a recibir, a cobrar este año. Y, en segundo lugar, por el enorme esfuerzo de contención y de austeridad de los gastos. Para hacerse una idea, en los siete primeros meses de este año el gasto en pensiones ha crecido más que el conjunto de los gastos en Seguridad Social, lo cual quiere decir que las partidas que no hace referencia a las transferencias a pensionistas han tenido una disminución. Hemos disminuido gastos corrientes, estamos disminuyendo gastos de administración, estamos controlando mejor las bajas de incapacidad temporal y estamos disminuyendo, en suma, todas las relaciones con las administraciones públicas ” .

Octavio Granado destaca, una vez más, que “la Seguridad Social encara la crisis manteniendo el gasto en la partida que nos preocupa, que es el pago de las pensiones, que sigue creciendo de manera importante, consiguiendo reducir gastos menos necesarios, para también así mantener el superávit del Sistema, que es una garantía para todos los pensionistas españoles y para los futuros pensionistas, que son los trabajadores, y que nos mantiene en una posición de relativo privilegio dentro de los sistemas de seguridad social del mundo porque lo habitual en estos momentos es que la seguridad social estén en pérdidas en los países más ricos del mundo y, sin embargo, el sistema de seguridad social mantiene su superávit “.