Las denuncias por violencia de género y las condenas a maltratadores aumentan un 8% en Cantabria durante 2014

  • También se aprecia un incremento de las renuncias al proceso del 18%, pese a que Cantabria es la segunda comunidad autónoma donde menos se desiste a continuar con el pleito

Santander, 20 de marzo de 2015.-

Los Juzgados de Violencia sobre la Mujer de Cantabria recibieron durante 2014 un total de 1.230 denuncias, lo que representa un incremento del 8% respecto a las que se registraron un año antes.

Así se desprende del informe difundido hoy por el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género, con sede en el Consejo General del Poder Judicial, que recoge los datos de los cuatro trimestres del pasado año.

En el mismo, también se pone de manifiesto que las condenas a maltratadores crecieron en nuestra región un 8,5%.

En total, fueron 225 las personas enjuiciadas, de las que 170 resultaron condenadas, en su mayoría hombres españoles (144 frente a 26 extranjeros). Esto es, el 75,6% de los enjuiciados recibieron una sentencia condenatoria.

El informe también revela que crecieron las renuncias a continuar con la denuncia. Esto ocurrió en 78 ocasiones (48 renuncias de españolas y 30 de extranjeras), un 18,2% más que en 2013.

No obstante, Cantabria es la segunda comunidad autónoma donde menos se renuncia al proceso. Así, frente a una ratio de denuncias/renuncias de 0,12 de la media nacional, Cantabria registra una del 0,06, esto es, se renuncia al 6% de las denuncias presentadas.

En Aragón las renuncias tienen lugar sólo en un 2% de las ocasiones, mientas que en Navarra y Asturias se registran los índices más altos -21 y 20% respectivamente.

Crece un 15,5% las órdenes de protección solicitadas

A lo largo de 2014, los Juzgados de Instrucción de la región con competencias en Violencia sobre la Mujer recibieron un total de 1.230 denuncias, el 44% de las cuales fueron presentadas por las propias víctimas, mientras que en un 33% de las ocasiones se recibieron por intervención policial directa y el 18,3% por un parte de lesiones. En apenas 18 ocasiones, fueron los familiares los que denunciaron (1,5% de los casos).

La tasa de denuncias por cada 10.000 mujeres se sitúa en Cantabria en 40,7, trece menos que la media nacional (53,3), y lejos de las 84,66 de Baleares o las 68,94 de Murcia. Donde menos denuncias se presentan en relación a su población es en La Rioja (34,12) y Extremadura (34,89).

Con la denuncia ya en el Juzgado, en los procedimientos iniciados se solicitaron un total de 380 órdenes de protección, un 15,5% más que un año antes. De ellas, 205 fueron acordadas, esto es, el 54% de las pedidas.

En el 94,3% de las ocasiones la orden de protección fue solicitada por la víctima, en su mayoría españolas mayores de edad (303), aunque también lo hicieron las extranjeras (73), y cuatro españolas menores de edad.

Los denunciados fueron hombres españoles mayoritariamente (314, frente a 66 extranjeros).

Las medidas judiciales adoptadas fueron, entre otras, la privación de libertad (17 ocasiones), la salida del domicilio del supuesto agresor (27), el alejamiento (218), la prohibición de comunicación (208), la prohibición de volver al lugar del delito (32), la suspensión del régimen de visitas (14), la suspensión de la patria potestad (2) o la suspensión de la guarda y custodia (23).

Al analizar la relación existente entre el supuesto agresor y la víctima, el informe revela que en el 53,4% de las ocasiones existía relación entre ambos (casados o con una relación afectiva), frente al 46,58% de los casos en que ésta se había roto.

Los delitos más habituales

Finalmente, de los 1.694 procedimientos judiciales abiertos en los Juzgados de Cantabria a lo largo de 2014 por violencia de género, 1.239 se corresponden a conductas tipificadas como delitos.

Los tipos delictivos más frecuentes son los malos tratos y, en concreto, el maltrato tipificado en el artículo 153 del Código Penal, esto es, sin lesión o con una lesión que no requiere más que de una primera asistencia sanitaria y cuya condena va de seis meses a un año de prisión. Se registraron un total de 561 procedimientos por este delito.

Otros 250 lo fueron por maltrato habitual, en el que la actitud del agresor es persistente y logra crear un clima de pánico en la familia (artículo 173), cuya pena prevista va de seis meses a tres años de cárcel.

Dentro del maltrato, en otras 56 ocasiones se tramitaron procedimientos por el tipificado en el artículo 148, esto es, el maltrato que produce una lesión que requiere asistencia médica y tratamiento, cuya condena va de los seis meses a los cinco años de cárcel.

Además de estos delitos, también se registraron 70 procedimientos por delito contra la libertad (amenazas y coacciones), 12 contra la integridad moral, 29 quebrantamientos de penas y 10 quebrantamientos de medidas, entre otros tipos delictivos.

En cuanto a faltas, mayoritariamente lo fueron por injurias (49 casos) y vejaciones (12).