Consumo

Las estafas tecnológicas y los ciberdelitos se multiplican durante la pandemia

(C) Foto: David Laguillo
En enero de 2021 el Secretario General de INTERPOL, Jürgen Stock, ya avisó de la existencia de una “pandemia paralela” de delitos alrededor de la COVID-19.

Una quinta parte de las llamadas spam que se reciben en España son estafas

Por si el miedo al coronavirus y la incertidumbre social y económica no fueran suficientes durante la pandemia por covid-19, los criminales de todo el mundo se están poniendo las botas.

Las autoridades han notado un incremento “alarmante” de los ciberdelitos y las estafas tecnológicas, que proliferan perpetradas por personas sin escrúpulos.

En enero de 2021 el Secretario General de INTERPOL, Jürgen Stock, ya avisó de la existencia de una “pandemia paralela” de delitos alrededor de la COVID-19.

Más estafas y cada vez más sofisticadas

Las modalidades delictivas relacionadas con la tecnología son cada día más variadas y sofisticadas: desde los recientes ciberataques a estructuras institucionales como el hackeo al Servicio Público Estatal de Empleo (SEPE), hasta molestas y peligrosas llamadas telefónicas en las que agresivos comerciales intentan estafar a los ciudadanos con falsas inversiones en Forex o criptomonedas.

El afán de los delincuentes para conseguir nuestro dinero o nuestros datos personales para cometer otros delitos es cada vez más voraz. Por eso, existen unas recomendaciones generales para protegernos de estafas a través del teléfono móvil, aplicaciones de mensajería u otras tecnologías.

Recomendaciones para evitar estafas telefónicas y timos tecnológicos:

  • No ofrecer nuestros datos en llamadas telefónicas no deseadas.
  • Verificar que la página web es la real de la entidad pública o privada con la que queremos hacer una transacción.
  • No atender llamadas reiteradas desde un mismo número cuya procedencia desconocemos.
  • No atender ninguna llamada desde números ocultos.
  • Si nos hacen llamadas no deseadas (spam) decir NO sin dar más explicación y sin ofrecer datos personales.
  • Si las llamadas spam continúan pese a nuestro deseo de no recibirlas, denunciar ante la Agencia Española de Protección de Datos
  • No dar nunca nuestros datos personales.

Muchas de las ofertas fraudulentas están relacionadas con electrodomésticos, dispositivos electrónicos, coches, ofertas de viajes, y también se han generalizado los fraudes en los que los delincuentes embaucan a internautas para que inviertan en monedas de curso real, inversiones en productos complejos como Forex o criptoactivos. En la mayoría de las ocasiones el dinero “invertido” no podrá ser recuperado y los delincuentes desaparecerán. Se estima que una quinta parte de las llamadas spam que se reciben en España son estafas.

Los fraudes cometidos a través de ciberataques también han aumentado, mediante técnicas de robo de datos (como el pharming), desplazamiento de patrimonio (phising, smishing, etc.) o suplantación de identidad.

You may also like

Comments are closed.

More in:Consumo